El Blog del Boletín

27 enero, 2014

Comenzó el Festival de Cosquín. Madrugadas de cantores y bailarines

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , , , — todos estos años de gente. notas de Pao De Senzi @ 17:40

joseloComenzó el festival mayor de folklore, con pocas novedades y una grilla que se extiende hasta el amanecer. Para destacar en las dos primeras lunas, la actuación de Bruno Arias en la apertura y la presentación de Peteco Carabajal a las seis de la mañana del domingo

Ese Cosquín que canta sobre el escenario y que en las calles respira música popular, folklore y hasta cuarteto –una novedad de la edición 2014-   arrancó el sábado 25 de enero, con importante marco de público, y una variedad de actividades generadas por infinitas propuestas, de variados estilos y calidad.

Si uno se asomaba el sábado a la plaza donde se motoriza la cultura folklórica argentina, podía escuchar y ver a la gente que sin distinción de gustos ni edades, colmaba las plateas mientras sobre el escenario, cual película en continuado sucedían imágenes, pensamientos, y sonidos.

La primera luna, donde se anunciaba a Jorge Rojas y a Sergio Galleguillo como números centrales, sin embargo apuntó su luz hacia otras perlas, que reinventaron una noche donde no hubo casi novedades en cuanto a lo artístico. Un claro ejemplo fue la actuación de Joselo Schuap, el misionero trovador que siempre tiene algo que decir sobre el escenario, o en la apertura del último consagrado, Bruno Arias , que hizo honores a su título con una presentación contundente que incluyó un despliegue escénico motorizado por los ballets de la Quiaca y Balcarce, y una buena actuación, cuyo colorido coronó una apertura intensa, tras la bendición del cura párroco de Cosquin, Chobi Álvarez, que recordó a Brochero  y trajo una bendición del Papa Francisco para el festival. Los Visconti extendieron un poco más allá su presentación, invocados por un público que los ovacionó y les pidió más clásicos, y Mario Boffil, quien entregó un remanso con sus bellas canciones e historias pueblerinas, otra de las perlas de la primera luna.

La larga lista de artistas de las dos primeras noches, algo que ya se va perfilando como un clásico de esta edición, da a entender que trató de incluirse a la mayor cantidad de propuestas, pero no se tuvo en cuenta que algunas de ellas traen cosas más interesantes que otras de poca trayectoria o dudoso origen. El claro ejemplo es el caso de la Bruja Salguero, cuyo destino en esta edición fue el ser relegada para el último lugar de la grilla.

La segunda luna tuvo como eje central el show de Luciano Pereyra, que subió al escenario cerca de las 3 de la mañana. Antes, lo destacado fue la actuación de Juan Carlos Baglieto y Lito Vitale que aportaron el talento y el buen gusto por los arreglos, y la presentación de Antonio Tarrago Ros, siempre esperado y ovacionado.

Un párrafo aparte merece la apuesta de Peteco Carabajal de cerrar la jornada tocando al amanecer y haciendo bailar a una Plaza desvelada. Lo acompañó el maestro Jorge Cumbo, en lo que fue uno de los puntos más sobresalientes de estas dos primeras lunas, que comenzó el año pasado y que al parecer se hará costumbre.

En las calles, desde la primera hora de este festival, también se respira cultura, con peñas colmadas de público, donde pasan como en una película, infinidad de artistas, algunos con el sueño de que su voz sea escuchada más allá de las puertas de los antros peñeros.  Para destacar, El sol del Sur, la peña de Paola Bernal, donde el paso incesante de gente por la puerta de ingreso de la casa de la calle Catamarca, se corresponde con la calidad artística de las propuestas que se presentan en el interior. Lo mismo en la Salamanca, ubicada en la esquina de Catamarca y Tucumán, que propone buena atención y menú norteño, y una cartelera de lujo, con un sonido acorde al nivel artístico.

Otra historia, y otros públicos, son los que ocupan los asientos y las mesas  de las peñas La Callejera y la Fiesta del Violinero, para bailar y en particular esta última, con una grilla que no tiene nada que envidiarle  al del festival. Las clásicas propuestas de Facundo Toro y Emerger  confluyen en un combo peñero que completan, entre otras, las Casa de Alejandro Visconti, y la  novedosa peña del río, ubicada en el Club de Ajedrez Social y deportivo Cosquín, frente al río. Otra propuesta totalmente diferente, es Cultura Cumbia, ubicada a dos cuadras de la  Próspero Molina, en la Escuela Municipal de Cerámica Huanquero.

Para hoy, la propuesta del escenario Atahualpa Yupanqui vendrá acompañada de la actuación de Los Tekis, que, según dicen, dará que hablar. También actuarán el dúo La Yunta, Emiliano Zerbini inti Huayra y Los Chaza entre otros.

PDS

19 marzo, 2013

Jorge Rojas y el Chaqueño Palavecino se unen para ayudar al Chaco Salteño:“Esto nace porque conocemos la realidad y la vivimos desde adentro”

Filed under: Entrevistas, Festivales, Luces de Provincia — Etiquetas: , , , , , , , , — todos estos años de gente. notas de Pao De Senzi @ 3:39

DPP_0033Mientras en el último Cosquín Oscar Palavecino se preparaba para cantar sobre el escenario Atahualpa Yupanqui, Jorge Rojas estaba con el agua hasta la cintura, en el chaco salteño, tratando de encontrar las pertenencias de su familia y sus vecinos, que el agua del Pilcomayo había remontado río arriba, cuando el torrente inundó el pueblo de Marca Borrada.

El Chaqueño atendió el teléfono y era Lucio Rojas, el padre de Jorge. Le decía que la situación era preocupante y que ya muchos habían perdido sus animales, y sus casas. No era sólo Marca Borrada. Buena parte de esa zona del departamento Rivadavia, al norte de Salta, estaba bajo el agua del Pilcomayo, que en la madrugada del 23 de enero desbordó sobre las poblaciones de Santa Victoria Este, Las Vertientes, Misión La Paz, La Estrella, La Gracia, La Bajada, Marca Borrada, San Luis, El Tigre, La Merced Vieja. Al lado de Lucio estaba Jorge junto a su hermano Alfredo, tratando de salvar lo poco que quedaba. En aquel Cosquín especial para los Rojas, la noche en que fueron protagonistas, enfocaron su show hacia esa zona, y comenzó una idea: la de recaudar lo que se pueda para la gente de su tierra.

Hoy, aquel grito desesperado se hace realidad solidaria con un concierto a beneficio, el domingo 24 de marzo en el Orfeo Superdomo de Córdoba, en el que, con la ayuda de los voluntarios de la Fundación SI y quienes deseen colaborar, recaudarán fondos para recuperar las casas que se llevó el agua. La segunda etapa comprenderá equiparlas. Luego, continuarán con la gestión de siempre, el trabajo, y el pedido a las autoridades para que miren esa parte del norte del país olvidada durante tantos años, que hoy tiene una esperanza en la construcción de una ruta que comunique el Chaco Salteño con el resto de la provincia, según ellos mismos cuentan por estos días, a poco de subirse al escenario del Orfeo para cantar juntos:

“Esto nace porque conocemos la realidad, la vivimos desde adentro. Nosotros no estamos haciendo el trabajo de un político sino que estamos haciendo el trabajo de uno más, que se preocupa por el otro. Todo esto lo vivimos todos los años, cada año la casa de la familia queda aislada. Vivir de adentro una inundación es muy triste, es muy triste estar en ese momento en que el agua te lleva todo y esa noche nos llamó mi papá diciendo que el agua se llevaba todo. Estaban en la oscuridad, así que ahí nomas salimos con Lucio, a darle una mano a la gente. La cuestión principal, está en trabajar sobre el cauce del río. Luego de esta etapa de recaudar fondos para la urgencia, lo próximo será poder conciliar una reunión entre las autoridades correspondientes para que se trabaje en eso, creo que ahí está la solución. Todos los años se protegen los pueblos con un anillo y esa no es la solución, este año se hizo un terraplén de cuatro metros, y estuvo a punto de romperse, si eso pasaba estábamos hablando de una catástrofe. Otro problema es que no hay ruta, y esto empieza a inundarse en diciembre y termina a fines de marzo, y en todo este periodo las poblaciones casi siempre quedan aisladas”. –dice Jorge Rojas, ante la mirada atenta de un grupo de periodistas y los chicos de la fundación Si, a una semana del show.

El Chaqueño sigue contando de qué se trata el trabajo mancomunado para ayudar a una de las regiones más postergadas de nuestro país: “Tenemos el sueño de que se haga la ruta. Los últimos gobiernos han impulsado mucho la ayuda para la zona, a mí me atendió la señora Alicia Kirchner de Acción Social, que me mandó un relevamiento prácticamente antes de que llegue yo, han ido muchas veces, y se ha hecho mucho más que en otras épocas. Se han creado fuentes de trabajo, cooperativas, y hay proyectos para seguir haciendo cosas. Por nuestro lado conseguimos esto buscando amistades, insistiendo, sin pelear, sin insultar. Somos dos del mismo lado que vemos la forma de seguir creciendo. Yo hice un pozo de agua en Rancho el Ñato, después, empezamos a hacer las casitas nosotros con adoberas, y luego Nación comenzó a ayudar con un proyecto. Todo ha cambiado bastante de lo que era el chaco, cuando yo vivía ahí había sólo primario ahora ya hay un terciario. Y los pibes ya se van quedando ahí. Y ya se van a sumar a hacer algo por el otro.”

¿Piensan que la presencia de Ustedes funciona también como motor para que las autoridades se fijen en esas zonas?

Jorge: “Si miramos para atrás y vemos la postergación del chaco salteño, en este momento estamos ante un avance y una acción de las instituciones que nunca antes se hizo, por ahí sí fuimos parte de todo el incentivo, este encuentro solidario del “Tri Chaco”, el de “Cultura Nativa”, han hecho tomar conciencia a nuestras autoridades de que las cosas debían ser rápidas. Una de las cosas que se hizo y muy importante fue el tendido de luz eléctrica, eso dio la posibilidad de poder trabajar en algunos lugares donde para cualquier emprendimiento necesitás la energía. Yo estuve muy al tanto de cómo se llevó a cabo la gestión: estuvo en debate el por qué se va a destinar al chaco salteño semejante cantidad de dinero, y en eso sí fuimos un poco quienes ganamos la pulseada para que el chaco reciba algo de todo eso. Estamos en un departamento que es el más grande de la provincia de Salta, Rivadavia, y el que menos población tiene. Entonces se discutía cómo una obra de tantos millones servía para favorecer a pocas personas, y se hizo difícil, pero se consiguió. Nosotros tenemos la posibilidad de encontrarnos con las autoridades, estamos todo el tiempo recordándoles y eso creo que ha hecho que unamos fuerzas y que el chaco salteño, una región tan postergada por lo menos está en mesa de trabajo.”

_____________________________________________________

DPP_0039Emanuel es uno de los coordinadores de este evento solidario que organiza la Fundación SI en Córdoba junto a Rojas y Palavecino y cuenta cómo surge la idea de colaborar en conjunto con los artistas.

“La primera vez que fui al Tri Chaco fue con Oscar para darle una mano, y en esta oportunidad, no me acuerdo en qué lugar del país andábamos y recibo un llamado de Jorge donde me decía que había que hacer algo que la situación era critica. Lo había llamado Oscar y obviamente decidimos sumarnos. Es muy emocionante ver el compromiso de ellos para con su tierra y su lugar, he ido con los dos en varias oportunidades y no solo los vi cantar, sino que los he visto agarrar la pala y trabajar.”

¿De qué manera participa la Fundación en este evento?
-Nosotros aportamos con el compromiso de los 1000 voluntarios que forman la Fundación SI, ponemos lo que sabemos hacer, para poder llevar adelante esto y yo espero que esto sea el inicio de otros emprendimientos. Venimos con muchas ideas, trabajando con los chicos, con programas de becas, y planeamos generar más cosas. Es un trabajo lento, paso a paso pero que consideramos y estamos convencidos de que es la única forma para generar un cambio real. Lo que más han estado trabajando son los voluntarios de Córdoba que van a estar el domingo presentes con las urnas, con el merchandising del evento y los voluntarios de Buenos Aires que viajaron al chaco a hacer un relevamiento de las comunidades más afectadas.

¿Cuáles son las prioridades a partir de lo que se recaude?

-Quisimos comenzar primero con la construcción de las casas, fundamentalmente. Se hará con este recital, y luego vendrá una segunda etapa para equiparlas. Primero veremos las urgencias y una vez que estén las casas levantadas, se comenzara a equiparlas enviando elementos producto de donaciones. Las seguidoras de los artistas se mueven también, brindando una ayuda importante. Y para nosotros, esto genera mucha energía y mucha emoción por todo lo que implica.

26 enero, 2013

Séptima luna de Cosquín. De homenajes y compromisos

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , , , , , , — todos estos años de gente. notas de Pao De Senzi @ 19:10

DPP_0275por Pao De Senzi, Desde Cosquín

Juan Falú, Juan Iñaki, Ángela Irene, Juan Carlos Cambas, Los Visconti  y Jorge Rojas fueron los artistas que participaron en la séptima luna de Cosquín, la del viernes 25. El homenaje a Daniel Toro fue uno de los momentos más emotivos de la noche.

Una luna más, es una luna menos para llegar al final del Festival de Folklore de Cosquín. Y mientras todo va fluyendo hacia el fin, siguen los artistas desfilando sobre el escenario Atahualpa Yupanqui.

A la séptima luna la abrieron Los Visconti. Y como parte de esto de tener todo un emblema del folklore sobre un escenario, nadie dejó que se vayan. Tampoco dejaron que se apague pronto el aplauso sostenido a Juan Falú. Maravillosa su participación, aunque corta y “galopiadora contra el viento” de los suspiros de las chicas de Rojas, que pese a la impaciencia, escucharon  a su guitarra y su voz. Falú dedico “Tristeza”, de los hermanos Núñez “a todas las Maritas Verón del país” y se fue con “El bien perdido”, bajo una lluvia de aplausos. Contrario a Falú, el mal trago lo pasó la cantora Morena Paz, quien en medio de su actuación agradeció al gobierno nacional por el apoyo a los artistas. Recibió un abucheo tan grande como la ovación de Falú. El dúo Cacace-  Aliaga, Daniel Argañaraz y Angela Irene cumplieron con la difícil tarea de actuar antes que Jorge Rojas. Sin embargo con fuertes propuestas  escénicas, consiguieron cautivar a una platea femenina que ya se impacientaba, a pesar de la pauta lo tenía al neuquino como numero central  bien temprano.

A la una de la mañana apareció sólo con su guitarra y  unas palabras acerca de la situación que se corre por estos días con las inundaciones  en el Chaco Salteño, donde vive su padre y son él se crió. “Río Hermano” fue la canción elegida para cerrar sus palabras antes de que la garganta se topara con la emoción: “el dolor del hombre es grande cuando la fuerza de la naturaleza lo deja desamparado” -dijo. Luego, despachó un concierto en base a su último disco “Uno Mismo” para las fanáticas, que lo esperaban desde temprano.  Lucio y Alfredo Rojas  y una puesta en escena impecable acompañaron al autor de “Mía”.

En la misma noche, un Juan Iñaki inspiradísimo, que subió a cantar cerca de la 5 de la madrugada junto a sus comprovincianas Ariana Celiz y Mery Murúa como invitadas especiales, cerró su actuación con una versión de la “Vidala del Nombrador” digna de ser recordada en este festival. Lástima el horario al que fue relegado, lo mismo que el riojano Pancho Cabral, quien subió un rato más tarde, junto al Trío MJC.

Coco Gómez y Claudia Vilte de Salta, La banda coplera, Diego Gatica, el Dúo Cacace – Aliaga, Nando el Salteño y el completísimo Juan Carlos Cambas que presentó el espectáculo “Maestros y Referentes”, con Juan Iñaki, José Ceña, Carlos Mancinelli, Alfredo Urquiza y el ballet Martín Fierro, la cantante portuguesa Dulce Pontés y el Dúo Gallego Bellon – Aceiras, también formaron parte de la abultada grilla del viernes 25 de enero.

La mayor emoción de la noche, sin embargo fue para alguien que, tan sólo con su presencia dignificó la noche: Daniel Toro, que llegó de la mano de su hija Daniela, acompañado de la Delegación de Salta. Más allá del homenaje que le brindaron los artistas sobre el escenario, la platea de pie coreando “Zamba para Olvidar” fue el marco de un momento que quedará para siempre en la memoria.

9 enero, 2013

El Chaqueño Palavecino cantó anoche en Jesús María. El martes del gaucho cantor

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , — todos estos años de gente. notas de Pao De Senzi @ 19:51

1DPP_0084por Pao De Senzi, desde Jesús María

Como es costumbre, el día martes fue para el cantor del chaco salteño, que una vez más entró a anfiteatro José Hernández a caballo. Pablo Lozano, el homenaje a Los Tucu Tucu de Martos y Pérez, Opus 4, Los del Suquía y Claudia Prirán también fueron los protagonistas  de la  quinta noche del Festival.

Cuando todavía resuenan los ecos de la actuación de Los Tekis en el festival, la noche del lunes (que en venta de entradas superó a la de Jorge Rojas) una nueva jornada amaneció un tanto lluviosa en Jesús María, con mucha gente en las calles.  Como ya es costumbre desde hace años, el día martes pertenece al Chaqueño Palavecino. Todo ronda en torno al salteño que supo ganarse el corazón de las chicas y también de un gran porcentaje del público masculino, que acude al Festival a verlo. En algún sentido El Chaqueño representa al gaucho, a la cuestión cotidiana del poncho, las botas y el caballo. Imagen que representa en buna medida a este Festival. En sus canciones, ronda ese espíritu del encuentro, el vino y la amistad. Para las mujeres, jugar con la imaginación al son de lo que canta, es toda una aventura. Desde jovencitas hasta señoras mayores (las más numerosas), mueren por ese hombre de gran porte, como si fuera una especie de adonis del gauchaje, el símbolo del macho argentino.

La noche del martes tiene otro color, acaso un poco diferente a las demás noches del festival. Desde temprano la gente se agolpa en las puertas del anfiteatro José Hernández para encontrar un lugar cerca del escenario, las heladeritas con bebidas abundan un poco más que otros días y las vinchas y sombreros con el nombre del protagonista se venden como pan. Hay un poco más de gente que otros días, y la taquilla lo dice y la visión lo representa: salvo las populares más altas, que tardaron en llenarse, cerca de las diez de la noche el público era tupido. También el bullicio es más intenso  que otros días, y los aplausos (a cualquier músico que suba al escenario) más fuertes. Todo esto genera el Chaqueño Palavecino que, aunque su convocatoria ha mermado con el correr de los años, aún puede decir que Jesús María lo espera.

La jornada del martes comenzó con la presencia de los Opus 4 por primera vez en el festival, otra perlita de lujo para un festival cuya característica musical  en su mayoría no es precisamente la presencia de conjuntos vocales. Sin embargo, el cuarteto logró el silencio necesario para el disfrute de esas voces maravillosas que ya cumplieron 45 años con la música. Claudia Pirán regaló su voz y su simpatía a un público por demás accesible y aplaudidor de los artistas de esta noche y que se quedó en este caso, con ganas de más, y Los del Suquía  recordaron grandes momentos de  la histórica agrupación que hoy tiene entre sus integrantes a los hijos de los fundadores.

Lo más emotivo se vivió con el homenaje que realiza la otra parte de Los Tucu Tucu (Coco Martos y Roberto Pérez) acaso el más  auténtico de los que rondan por los escenarios en estos días. (el sábado pasado actuó Calos Sánchez, la otra “pata vocal” del cuarteto tucumano) luego, la banda de gendarmería local Raúl Cuello desplegó un abanico chacareras, sayas y carnavalitos, dirigida por el alférez músico Hernán Fernández. Todo el anfiteatro se puso de pie para bailar.

El campo de la jineteada tuvo algunos momentos intensos, aprovechando al público entusiasmado que hasta formó dos hinchadas para disfrutar de un  partido de pato (el deporte nacional) a cargo del equipo de Gendarmería  Nacional. Con respecto a las competencias, lamentablemente hubo un accidente en la última vuelta de la noche. El jinete Ignacio Mansilla cayó del caballo mientras participaba de la categoría crina limpia. Todavía (a la hora de escribir esta crónica) se esperaban los partes de los médicos

Cerca del final, Pablo Lozano logró ponerle entusiasmo a la espera del artista de la noche. En el cierre de su actuación logró despertar la emoción nuevamente, al cantar el vals “Córdoba en Otoño”.

Apenas tocando las dos de la madrugada, la tranquera del campo se abrió para dejar paso al Chaqueño Palavecino que, como es costumbre ingresó al  predio a caballo. Venía al trote desde Colonia Caroya, escoltado por agrupaciones gauchas y una gran cantidad de público. Cuando subió al escenario, la noche solo fue para él. Los ojos, las manos y los cuerpos fueron atraídos por el escenario como un imán. Con trece músicos (y por primera vez en los festivales de verano, sin la presencia del músico Oscar Chato Bazán, quien falleciera en el mes de octubre, y cuya trayectoria al lado de Palavecino llevaba  25 años), el grupo salteño Imán y un coro de miles de cantores, sonaron los acordes de Cielo Terrenal, mientras el verde del campo se colmaba de público. Cerca de las cuatro de la mañana, cuando ya habían pasado casi dos horas, las luces seguían encendidas mientras el público se retiraba lentamente, todavía cantando  el estribillo de Amor Salvaje, y La ley y la trampa.

19 diciembre, 2012

Editorial Anuario 2012

Filed under: La Editorial — Etiquetas: , , , , — todos estos años de gente. notas de Pao De Senzi @ 12:49

Un álbum de fotos será nuestra tarjeta de salutación. Son algunas imágenes de lo que pasó este año, el sexto de nuestra existencia. Las elegimos entre cientos de flashazos, porque consideramos que en cada parpadeo, en cada abrir y cerrar de ojos, se iluminó la cultura. En la parte de ese universo que nos toca, es decir el folklore y las artes populares, hubo para elegir.

 

En cuanto a discos, y a pesar de la crisis de las discográficas, las producciones independientes fueron las ganadoras a la hora de lanzamientos. Hasta artistas comerciales como Jorge Rojas se pasaron al bando “independiente” y editaron discos y DVD. Joyas como el doble de tango y folklore Franco Luciani, “Originario” de Humahuaca Trío, “Madre Baile” de Viviana Pozzebón, “Acuífero Guaraní” de Enrique Llopis, “Orillanía” de Carlos Aguirre, “Acá Estamos” de Arbolito, “Sueño Dorado” de Abel Pintos, la edición homenaje a Armando Tejada Gómez, “Rodar”, de Raly Barrionuevo o el recién editado “Memoria de la Semilla” de Florencia Davalos, entre muchísimos otros, dan cuenta de la calidad de la producción discográfica de este año. En Buenos Aires, los artistas populares continuaron a merced de una gestión que poca importancia da, justamente la cultura popular.

 

No obstante, el esfuerzo mancomunado y las ganas, motorizaron eventos como el maravilloso Músicas de Provincia, que luego de varios años de ser negado por la gestión macrista fue puesto en marcha nuevamente por el ECUHNI, y su directora, la querida Teresa Parodi. A pesar de todo, algunos espacios continúan en pie y dando lugar a los artistas populares, todos los días de la semana: Café Vinilo, Espacio Tucumán, Teatro del Viejo Mercado, El Acullico, Jalapeña, La Resentida y la Peña de la Ribera, así como también la peña de Los Cumpas y la del Dani, escenarios de encuentro, danza, música y palabras, gestionado de manera eficiente y continua por sus representantes.

 

En Córdoba, la universidad más antigua del país comenzó a festejar los 400 años de creación, con un concierto donde León Gieco y Charly García cantaron juntos ante una multitud que disfrutó de diversos espectáculos, un show de alto impacto dirigido por Gonzalo Morales y una escenografía realizada por los estudiantes de la Casa de Trejo. Durante todo este año (y hasta junio del 2013), será constante la actividad en la UNC, con conciertos, talleres, charlas e invitados especiales. Desde Marian Farias Gómez, hasta Carlos Aguirre, Fernando Montivero, director del Ballet Nehuen, Los Guitarreros, la española Olga Román, Quilapayún, Koki y Pajarín Saavedra, Maryta de Humahuaca Raúl Castro de Falta y Resto, María de los Ángeles Ledesma, Ernesto Snajer, Guillermo Zarba, Americanta, Roberto Márquez de Illapu, Los Copla, Milena Salamanca, el cubano Augusto Blanca, Teresa Parodi y Ana Prada nos contaron y cantaron sus proyectos y sus trabajos, mientras que descubrimos un mundo musical cordobés maravilloso, de la mano de grupos como Enroque y Presenta Trío, y Lucas Heredia, y artistas que son de otros lugares pero viven aquí como Diego Marioni y el Negro Eduardo Sosa.

 

Nos acercamos a Osvaldo Bayer, en un bastión Cultural cordobés como lo es Cocina de Culturas, para cambiarle el nombre a la Avenida Roca, por el de Pueblos Originarios, y escuchamos al querido escritor hablarnos de la otra historia, la verdadera. Aledo Meloni, cumplió un siglo de vida y lo celebramos con su poesía maravillosa y simple. Estuvimos en Cosquín, Jesús María, el Malambo de Laborde, el FIFBA de La Plata, el Tantanakuy Infantil de Jujuy, el Festival Nacional del Valle del Sol en Merlo, San Luis, y la Chaya riojana entre otros y nos vamos preparando para la temporada que llega, con las grillas de algunos encuentros que ya tuvieron sus presentaciones en este mes de diciembre.

 

Seguimos con nuestros queridos columnistas: Pedro Patzer y sus Panes y Cielos y Mariano Martinelli, y su Microfolklore, cada vez con nuevas historias de quien sabe donde. Pablito Piris nos dejó sus Sobremesas de regalo y de tanto en tanto, nos presta algún maravilloso relato de conciertos y artistas desde su sitio Nuestras Raíces. Recibimos a amigos como La Coplera, que nos informan de actividades culturales en La Rioja, y compartimos data de Rosario con la gente de allí gracias a Folklore Rosario.

Nos despedimos tristemente de Alberto Merlo, Roque Martínez, Hugo Alcaraz, Rodolfo Sánchez, Juan Alberto Badía, Héctor Tizón, Paulino Ortellado, León Benarós, Yayo Quesada, Chato Bazán, Rodolfo Sánchez y Carlos Lastra y añoramos las voces de La gran Chabuca y las queridas Carmen Guzmán y Leda Valladares, quienes también partieron este año dejándonos un poco más solos. Y más solos nos quedamos sin Leonardo Favio y Luis Alberto Spinetta.

Los agentes de prensa siguieron confiando en nostros y nos ofrecieron todas las posiblidades de contar con las información de los artistas de sus productoras. Por citar algunos, nuestro agradecimiento a Carlos Klavins, Sonia Cabral, Silvia Majul, Olga Santillán, Agustina Ortiz y Daniela Rodríguez, Marina Belinco, Karina Nisinman, Vero Ijurra, Javier Valenzuela, Nati Fernandez, Patricia Brañeiro, Pabla Romero, Fernanda Rodríguez, Jorge Nacer, Natalia Ferreyra, Natalia Rivara, Luciana Zylberguer, Maya Vazquez y Roberto Quinteros, Jackie Bini, Agustín Nanni, Marieta Vagnoni, Pablo Aguiar, Eli Rodríguez, José Heredia, Caro Alfonso y Belén Aquino y Susana Guzmán de Cocina de Culturas.

El parpadeo se acelera y nos regala un año de colores, sonidos, poesía, canciones, libros, discos, escenarios y danza. En una era democrática y de verdadera unión de los pueblos, de mantener viva la memoria para seguir construyendo el futuro, festejamos una vez más con alegría esto de ser un medio independiente, donde todos los artistas tienen cabida y donde el amplio espectro de lo popular y latinoamericano, se hace espacio para seguir celebrando la cultura.

 

Felicidades y muchas gracias por acompañarnos

24 octubre, 2012

Jorge Rojas en el Orfeo de Córdoba. Pasión de Multitudes

Filed under: De Gira — Etiquetas: , , , , — todos estos años de gente. notas de Pao De Senzi @ 4:01

Con una puesta en escena que fue más allá de un simple concierto, Rojas presentó su nuevo disco Uno Mismo el sábado 20 de octubre. 

 por Pao De Senzi 

Se puede afirmar que, hoy por hoy, Jorge Rojas se ha dado todos los gustos que un artista puede darse. En primer lugar, llenar estadios con un espectáculo más que respetable, en segundo lugar editar un disco en forma independiente y venderlo como pan, y en último lugar, ser un privilegiado en cuanto a cualidades artísticas. Lo primero claro, es una consecuencia directa de lo último, sin contar la cantidad de fanáticas que lo siguen incondicionalmente desde que dejó Los Nocheros.

El sábado pasado en el Orfeo (presentó su nuevo disco Uno Mismo) no cabía un alfiler, y a juzgar por quienes estaban sentados en la platea, entre el público había algo más que un puñado de fanáticas.

Jorge Rojas ha logrado conquistar un público respetuoso y ávido de canciones de amor, buenas interpretaciones, y algo de folklore, baile, e ida y vuelta con la gente, que de vez en cuando mecha entre las baladas para dejar contentos a todos. Y vaya si los deja contentos.

 

El concierto del Orfeo se nutrió de las canciones de siempre (Para Cantar He Nacido, La Vida, Vuelvo, No saber de Tí, Mía, De Esas que Te hacen Llorar, Marca Borrada, Muralla, Otra Pena), y las del nuevo disco “Uno Mismo” (ver detalle aparte), editado este año en forma independiente: El secreto de tu vida, Yo no voy a Olvidarte, La Llave, y el que da nombre a la placa), y algunas perlitas especiales por ser, el domingo, el día de la madre: Jorge y sus hermanos Lucio y Alfredo dedicaron a las “mamitas” una canción y por supuesto sonó “Como Pájaros en el Aire”.

También hubo danza, con el malambo comandado por los bailarines de “Sangre Latina”, donde los hermanos Rojas se lucieron en grupo y en solitario. Lucio fue el que arrancó más suspiros y gritos, y las propuestas más insólitas: “te invito a dormir en mi colchón nuevo, papito”, decía uno de los carteles de las chicas de la platea, que, a continuación, el protagonista de la noche leyó durante un buen rato. Las fanáticas escribieron en pancartas, papelitos, vinchas, remeras y cartulinas, desde propuestas indecentes hasta declaraciones de amor, y referencias al lugar desde donde llegaron a verlo. Luego, volvieron las canciones. Una tras otra, ocuparon la última parte del show e invitaron al baile. El inevitable “a ver como mueve la colita”, obligó a todos los músicos de la banda a prenderse en el juego.

Cerca de la medianoche, el show terminaba dejando en los cuerpos la excitación y la adrenalina en niveles altísimos. Jorge Rojas se dio otro gusto y cumplió con el público de Córdoba con algo más que un concierto. La presentación de uno mismo fue un espectáculo integral a todas luces.

____________________________________________________________

Las bondades de ser uno mismo

Uno mismo se llama el disco. Es el séptimo de la carrera de este neuquino cuya familia hizo pie en el norte de Salta, donde creció y se hizo cantor junto a sus hermanos, Alfredo y Lucio. La novedad es que es el primer trabajo de Jorge Rojas editado en forma independiente, que se vende a pedido, en www.jorgerojas.info y a través de Correo Argentino. Este disco dice, es una mirada introspectiva hacia las cosas que lo movilizan, y las canciones tienen  que ver con ello. En su mayoría son composiciones propias, como “Yo no voy a olvidarte”, “Uno mismo” y  “Amores” (junto a Fernando Quevedo), “El Secreto de tu Vida”, “Hoy he llegado a la ciudad”, “No vuelvas a cruzarte en mi camino” y “Voy a Celebrar (junto a Néstor González), no necesariamente experiencias propias, sino historias que lo han cautivado, según contó en ronde de prensa, días antes del show del Orfeo. El disco incluye también “El último deseo de Navidad”, una bella canción testimonial que musicalizó “la historia del año 2010 del programa Viva la Radio (Cadena 3) de Rony Vargas; dos temas de Abel Pintos: “La Llave”  y “Por si Volvieras” (donde fue coautor) y “El Niño, de Víctor Heredia y Peteco Carabajal. Una base musical contundente que define cada estilo musical (baladas, folklore, latino) y la voz de Jorge Rojas, que se pasea por diferentes tonalidades sin fallar, completan este trabajo recomendable para fanáticas, pero también para quien guste de las cosas bien hechas. Con el lanzamiento del disco Uno Mismo, se presentó el DVD “Jorge Rojas en el Luna Park”, un registro grabado en alta definición en el estadio de Buenos Aires en abril de 2011. Además contiene un libro de 50 páginas con excelente calidad de impresión, que recorre la carrera del artista. El repertorio en vivo es un resumen musical de la carrera solista de Rojas, desde La Vida hasta Marca Borrada.

6 marzo, 2012

9º Festival del Río en Anisacate, Córdoba Una gran fiesta en el pueblo del cielo

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , , , , — boletinfolkloreblog @ 19:41

Pao De Senzi, desde Anisacate, Córdoba

Revolución en Anisacate, “el pueblo del cielo”, según la antigua lengua de los comechingones.
Podría llamarse así esta nota o quizá, de cómo un festival resurge de las cenizas logrando, nuevamente ponerse entre los más importantes de la provincia.
Vayamos paso a paso. El pueblo de Anisacate, (a 8 kilómetros de Alta Gracia y 47 de Córdoba capital, en el valle de Paravachasca) tiene el color verde como paisaje. Es el río el que le dio nombre al poblado a fines del siglo XIX, en cuya entrada desde la ruta se percibe ese aroma a verdor típico de las villas veraniegas cordobesas. Peperina, poleo, carqueja, son aromas cotidianos de la villa fundada por inmigrantes rusos. A la vera de la ruta reciben al visitante varias esculturas. Son obras del santafesino Saúl Miller. Ademas del homenaje a la mujer, un poco más arriba en el camino, están las de Mercedes Sosa, estratégicamente ubicada sobre un pequeño escenario de madera envuelta en un poncho, y la otra es la de Néstor Kirchner, con el pulgar en alto. Ambas miran hacia Córdoba, saludando a quien pasa hacia el dique Los Molinos, o dobla a la izquierda en este punto para remontar el camino que lo conducirá hoy, sábado 3 de marzo, al festival del pueblo. A unos trescientos metros está el Polideportivo Municipal, lugar elegido este año para realizar el 9º Festival del Río de Anisacate.

El encuentro llevaba 12 varios años sin realizarse, y en el verano del 2011 volvió al ruedo tímidamente con el apoyo de Quilay, la productora que dirige Jorge Rojas quien es, además vecino de Anisacate.
El encuentro cumplió este año con varias misiones: en primer lugar, reconstruir aquel mítico encuentro que representó alguna vez al pueblo y que con los años perdió importancia en cuanto a organización y difusión, por el que pasaron artistas como

Foto: Paul Amiune

Jairo y el mismo Rojas; en segundo lugar, demostrar que en una sola jornada se puede hacer un gran festival con artistas de renombre apoyando a los nuevos y locales. Atraer a una multitud que colmó las instalaciones (platea vip y campo) a precios módicos y participó del primero al último minuto; y culminar con el “feliz cumpleaños” al anfitrión, que justamente pasada la medianoche cumplía 40 años.
El combo salió redondo y con saldo a favor: contundentes actuaciones de Sergio Galleguillo yPeteco Carabajal, la elección de la reina, artistas locales, y ballets de la zona fueron la previa al concierto de Jorge Rojas con el estilo de los que viene presentando ya durante los festivales de verano pero con algunas perlitas extras (los invitados), por ser una noche especial.

Latitudes musicales.

La tarde caía mientras, cerca de las 20 horas, comenzaron a desfilar por el escenario los artistas locales y el Ballet Municipal. Cerca de las once de la noche, Sergio Galleguillo desplegó la bandera de su tierra riojana, chaya y tradiciones incluidas, y el constante ida y vuelta con el público. El “gallo” (como lo llaman todos) recurrió a algunas anécdotas en común con Jorge Rojas intercaladas con sus canciones: “Echarte al Olvido”, “La Taleñita”, “Niña Chay”, “Zamba para olvidar”, “Yo quiero ser tu amor”, las zambas “Agitando Pañuelos” y “Fábulas de Amor” (invitando a bailar a las damas de la platea con el baterista Pino Romero, como es costumbre) y el cierre con “El Camión de Germán”, la banda de sonido de la chaya riojana en la que cada febrero, los riojanos abren las puertas de sus casas al mundo para mostrar su tradicional festejo.

Luego del desfile de postulantes a reina, con el cielo ahora despejado (había anunciado lluvia a la tarde) y una luna cuarto menguante iluminando el escenario, Peteco Carabajal se cargó al hombro otra vez a la multitud desplegando primero las canciones de su nuevo disco “El Viajero”, y luego una serie de chacareras y zambas en continuado que levantaron nuevamente a las plateas y populares. “Fortuna, fama y poder”, “Juan del Monte”, “Como Arbolito en Otoño”, “Amanecer Revolución”, “Alleluia Chacarera”, “Quimey Neuquén”, “Como Pájaros en el Aire”, “La Mataca Ollera”, “El Bailarín de los Montes”, fueron la banda de sonido de un patio santiagueño en tierra cordobesa, que culminó con una maravillosa y mítica versión de “Digo la Mazamorra”, el poema del puntano Antonio Esteban Agüero, al que Peteco musicalizó años atrás.

Foto: Paul Amiune

 

Algo extenso pero magnífico el concierto del santiagueño que dejó el escenario caliente para quien, además de cerrar la noche, festejaría su cumpleaños y compartiría más de dos horas de música con invitados como Claudia, Pirán, Coco Gómez, Lucio y Alfredo Rojas, Los Surcos y la banda a pleno, y el gran gusto personal que el mismo rojas se dio, al cantar cuatro canciones con su admirado Peteco.

“Dejen quieta la guitarra que el maestro sigue”, indicó a los asistentes Rojas, para el bis del santiagueño, que tras “Perfume de Carnaval”, “Bajo la Sombra de un Árbol” y el abrazo, se despidió cantando chacarera.

Quedaba el final, en el que Jorge Rojas repasaría sus clásicos románticos para deleite de las chicas, invitaría a cantar coplas a su padre Lucio, tocaría chacarera para que bailen sus hermanos (y el ballet comandado por Erica y Adrián), recibiría decenas de regalos de la platea mientras devolvía sonrisas y despuntaría el final, cerca de las cinco de la mañana.

Había mencionado ya, durante su presentación, el compromiso de seguir apoyando el Festival del pueblo que lo cobija. Todo, con la luna del valle de Paravachasca alumbrando ese “pueblo del cielo”, rodeado de verdes, a la vera del río que le dio nombre.

16 febrero, 2012

Culminó con éxito el Festival Nacional de Música Popular Argentina Baradero 2012

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , , , , — boletinfolkloreblog @ 19:53

por María Cecilia Lorenc Valcarce, desde Baradero, Buenos Aires

Con una programación que incluyó a los artistas más convocantes del folklore y una cartelera ecléctica defolklore, tango y música popular, el festival maor de la provincia de Buenos Aires cumplió con la edición número 38, del 9 al 12 de febrero. (Por María Cecilia Lorenc Valcarce, desde Baradero, Buenos Aires)

Este año, la Municipalidad de Baradero organizó un festival “tipo”, es decir, programó para sus cuatro noches ( del 9 al 12 de febrero) a los artistas más convocantes de la música folklórica: Soledad, el Chaqueño Palavecino, Jorge Rojas, Abel Pintos y Los Nocheros, secundados entre otros, por el exquisito Chango Spasiuk, Enrique Llopis -que regaló el estreno del tema “Musiquero soy”, que compuso junto a Teresa Parodi-, el violinista local Jorge Gordillo, Sergio Galleguillo que levantó al público al ritmo de la chaya riojana, los siempre vigentes Alonsitos, Los Visconti,  el sureño Omar Moreno Palacios, Los Musiqueros Entrerrianos, Roberto Rimoldi Fraga en su regreso luego de varios años y un Ignacio Copani que terminó su actuación a las 6.30 de la mañana con el sol pisándole los talones. También se presentaron la Orquesta El Arranque, Facundo Mocoroa, Lucas Segovia, Hernàn Montes, Ignacio Leguizamòn, Carpenie y Coral Dùo.

 

 

Un momento especial se vivió durante el homenaje de cada noche a las mujeres, en especial en la del jueves con la presencia de Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de mayo.


Siendo consecuentes con este homenaje no faltaron sobre el escenario artistas femeninas como Marian Farias Gomez, Mariana Cayòn, Las del Abasto, Analìa Tango, Sonia Vega  y  Marilina Mozoni.

Destacadas actuaciones también fueron las de Karina Perez Pintos, Claudio Santella, Oscar Righini y Marcelo Iribarne  los cuatro locutores prolijamente coordinados por la guinista del festival, María Teresa Difalco.
Baradero también distingue a los artistas que acercan sus propuestas, en esta ocasión la consagración en música fue para Los Kijanos y en danza para el Ballet Chivilcoy;  la Revelación para Los Jayitas, 4 cuartos a tiempo y La Payana,  la Revelación del público para Ivo Rodríguez y la Revelación local para Mizares.

Si bien en el devenir de cada noche estuvieron presentes los tres pilares indiscutibles del evento (ganadores del Pre Baradero, músicos y bailarines de tango y de folklore), algunos movimientos dentro de la comisión organizadora hicieron que se rumbeara por lugares diferentes a la hora de elegir la grilla.

Hubo algunas ausencias y desprolijidades que llamaron la atención (por ejemplo, no hubo ningún santiagueño consagrado, no se respetó ninguna de las noches la programación original, detrás del escenario por momentos había una multitud que complicaba el trabajo de los periodistas y de los artistas y  el espacio para la prensa frente al escenario estuvo por momentos plagado de fanáticos y de niños)
Pero vamos por la positiva. Lo que no se discute es que los festivales populares son eso “del pueblo” y que el pueblo disfrutó de estos cuatro días con mayor reconocimiento de la provincia de Buenos Aires llenando casi por completo noche a noche el Anfiteatro.

El Festival Nacional de Música Popular Argentina, que concluyó su edición número 38 y que fue prohibido y privatizado por mucho tiempo, hasta que desde el 2006 volvió a manos del Municipio, parece estar todavía buscando afianzarse en su personalidad.

13 enero, 2012

47º Festival Nacional de Doma y Folklore de Jesús María: Noches de coraje y poesía

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , , , , — boletinfolkloreblog @ 20:22

A poco más de50 kilómetrosde la ciudad de Córdoba, se lleva a cabo  el Festival de Doma y Folklore donde las tradiciones, el folklore y el espíritu festivalero coparon la ciudad de 6 al 15 de enero. Crónica de las primeras jornadas y galería de fotos

Pasada la primera semana de enero, luego del brindis, el descanso de la vorágine de las fiestas y junto con el remanso de los ríos que corren por las sierras, en la provincia de Córdoba comienza la época de festivales de folklore, que unida a otras regiones del país, convierte el verano en un abanico de posibilidades para disfrutar de nuestra música.

La edición número 47º del Festival Nacional de Doma y Folklore de Jesús María -que transcurre en estos días, a partir del viernes 6 de enero hasta el domingo 15- contiene todos los ingredientes de una fiesta campera: jineteada, gauchaje, folklore y tradición, con un detalle relevante que lo diferencia de otros festivales: una parte importante de la recaudación se destina a ayudar a escuelas rurales de la zona. 

El combo Jesús María no sólo comprende la jineteada y el espectáculo  musical: el público sobre las tribunas es en sí mismo un gran espectáculo  digno de mencionar y muchas veces es parte importante del espíritu del encuentro. Cuando los locutores de la doma le ponen énfasis a algún movimiento de los jinetes (que compiten en las categorías crina limpia, basto con encimera y gurupa surera), la gente participa con gritos, aplausos y vivas. Cuando los artistas sobre el escenario invitan al baile, los espectadores siempre están dispuestos. Botas de potro, alpargatas, tacos o mocasines. Cualquier calzado vale para un buen zapateo.

Cuanto más es la arenga desde el escenario, mayor la respuesta hay en la gente, que además, pasa mate de mano en mano, comparte enormes vasos de cerveza y fernet, degustan comidas típicas en los puestos instalados en torno al campo de doma y deambulan por el amplio anfiteatro José Hernández. De allí al escenario Martín Fierro pasean las miradas y los oídos del público que, según la jornada -hasta la fecha- fue variando en gustos y estilos.

Musicalmente, el festival de Jesús María no se aleja de la estructura folklórica y los artistas convocantes. Acaso le juegue en contra algún número ignoto en medio de contundentes,  prestigiosas o populares actuaciones, como la de Carabajales el viernes 6, la de Jorge Rojas el sábado 7, las de Jairo, Teresa Parodi y Raly Barrionuevo, el domingo 8 de enero, o la noche del miércoles 11 en la cual, por la lluvia del martes 10 se unificaron las actuaciones de Abel Pintos y el Chaqueño Palavecino.

A cuatro días del cierre (aún transcurre la del jueves y faltan las de viernes sábado y domingo con Soledad, Peteco, Los Manseros Santiagueños y León Gieco), cada jornada festivalera tuvo lo suyo: el viernes Carabajales, el conjunto formado por Kali, Musha, Cuti, Roberto y Peteco Carabajal, pusieron el broche de oro a una noche que presentó también un homenaje a los Tucu Tucu con Carlos Sánchez, la estridencia de las quenas de la cafayateña Mariana Cayón, Alma de Luna (consagración 2011 del Festival)  y Cinco Sentidos entre otros.

La noche calurosa del sábado tuvo a Jorge Rojas como figura principal, mientras que Claudia Pirán fue la encargada de la apertura.La Copla, Los de Alberdi, el Trío San Javier, y Leandro Lovato fueron parte de la cartelera. En el cierre de la noche, Rojas cautivó al público femenino  con sus canciones románticas y agregó al espectáculo que viene realizando junto a  sus hermanos Lucio y Alfredo -una buena dosis  de folklore y danza.

La del domingo 6 de enero fue una noche especial, donde los trovadores, la canción  y el compromiso se hicieron presentes: primero con Teresa Parodi, que luego de varios años de no pisar el escenario de Jesús María, esta vez presentando las canciones de su último disco, “Otro Cantar”  y algunos clásicos que la gente agradeció, aplaudió y cantó, como “Pedro Canoero” oLa Celedonia Batista”. Jineteada mediante, subieron el dúo formado por Nacho Prado y Daniel Campos, con sus clásicos del folklore y el tradicional homenaje a Los Cantores del Alba.

Luego de algunas curiosas apariciones como la de Los Dioses del Chamamé, subió al escenario Jairo, que con un repertorio conocido por todos (Balacera, Carpintería José, El Ferroviario, Ave María), hizo cantar a los mayores y entusiasmar a los más jóvenes que esperaban el cierre con Raly Barrionuevo. El cantor de Frías apareció sorpresivamente invitado por el trovador de Cruz del Eje, en el final de su concierto para interpretar juntos Piedra y Camino, y dejar la pista del baile preparada para lo que continuaría sin horario de cierre y fuera del tiempo televisivo: Una gran peña comandada por Barrionuevo, su guitarra y un puñado de chacareras, zambas, gatos y escondidos para bailar y cantar hasta pasadas las cinco de la mañana.

Otro día de fiesta se vivió el lunes, donde los Tekis y los Huayra le pusieron el color norteño al festival, junto al Negro Salvatierra y Gualicho. Los correntinos de Alonsitos, que abrieron la noche a puro chamamé, prendieron los motores de lo que un rato más tarde vendría, junto al carnaval jujeño y el color de las voces de los salteños de los Huayra. Los Tekis cerraron la noche, nuevamente con el público bailando hasta el amanecer en el pasto, que minutos antes había sido tierra de caballos y jinetes.

El martes 10, el cielo nublado y los más de 40 grados de temperatura que ocuparon buena parte de las charlas cotidianas y los cuerpos de la gente en Córdoba, auguraban un aguacero. Todos, menos los que estaban haciendo cola para comprar entradas para la quinta noche del festival donde como es tradición, actúa el Chaqueño Palavecino. El aguacero llegó a media tarde, y aunque todos tenían esperanzas de que despejara hubo que suspender la noche y trasladar la cartelera (y la jineteada también) al día miércoles.

Precisamente el miércoles 11 de enero fue el día de más convocatoria y de mayor adrenalina festivalera. A Coplanacu, Abel Pintos, Canto 4,La Huella, los Izquierdos dela Cuevay Cololo Macedo, programados para ese día, se sumaron las actuaciones deLa Gringa, Yamila Cafrune, César Isella, Las  Voces de Orán y el Chaqueño Palavecino, del día martes suspendido por lluvia.

La jornada comenzó temprano, con la jineteada arrancando a las cinco de la tarde y a las 20 el escenario Martín Fierro, con Los Izquierdos de la Cueva.Eldúo salteño comandado por Tony Izkierdo y Daniel Cuevas, dieron el puntapié inicial para que el Catamarqueño Cololo Macedo hiciera su parte. Al presentarse antes del horario televisivo, ambos tuvieron un poco más de tiempo que la seguidilla de números como Yamla Cafrune, Cesar Isella, Coplanacu y Canto 4, que, a pesar de los pedidos de la gente y de las excelentess actuaciones, sólo pudieron cantar  un promedio de 10 minutos. Una verdadera pena.

No obstante, cada uno le puso una pizca de vértigo al festival que, para este día y junto con la excelente organización improvisada sobre la marcha (ya que tuvieron que unificar la venta de plateas del martes y miércoles) y los tiempos exactos entre la doma y la música, redondearon la noche sin que cayera (como días anteriores) por algunos baches de varios minutos.

A la medianoche subió a cantar Abel Pintos, haciendo honor al título de su último disco, generó una revolución en la platea y las tribunas. Gritos,  flashes de cámaras de fotos y jovencitas siguiendo los (infinitos) movimientos del artista de Ingeniero White y sus canciones románticas. Promediando el set, Pintos invitó a Marcela Morello para cantar “Aventura”, -tema incluido en “Reevolución”- y “Milagro del Tiempo”, una bellísima zamba de Manuel Orellana. Luego de más de una hora de espectáculo, concluyó con la canción que da nombre a su último disco, secundado por Marcelo Predacino poniendo al palo la guitarra y rodeado de papelitos celestes y blancos.

Según estaba programado (cerca de las dos de la mañana) no tardó en aparecer el otro número mas esperado de la noche: El Chaqueño Palavecino, que descendió de su caballo luego de recorrer el campo de la jineteada y le cantó ala Virgendela Peña, para luego recorrer los escasos metros que separan el campo del escenario.

De ahí en más, subido al escenario y rodeado de toda su banda, no lo abandonó por largo rato. Junto a el Las Voces de Oran y la comparsa Los Teuco completaron el torbellino de colores, canciones, tradición, ida y vuelta con la gente y una fiesta que se apropió de la platea vip, de las tribunas y en el verde del campo de la doma, que regado por el rocío de la madrugada fue testigo de las pisadas de las botas de potro, los tacos, los mocasines y las alpargatas, en una pintura que representa como pocos el universo de los festivales.

Paola De Senzi

4 febrero, 2011

Del ruido a la copla salteña, de la cumbia a la chacarera

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , , — boletinfolkloreblog @ 13:46

Penúltima luna cocoína, entradas agotadas y una sensación en el aire de despedida. A pesar de que un faltaba el broche de oro, la luna número diez con los premiados, consagraciones, mencionados y el carnaval norteño de los Tekis y Los Nocheros, anticipado en promociones ininterrumpidas por los altoparlantes móviles, durante todo el festival.

Anteúltima luna y especial, no por profunda ni por poética (ya hubo de eso la noche anterior y difícilmente se vuelva a repetir, sobre todo en esta noche), sino por grandilocuente y espectacular.

Por melosa y romántica, pegajosa y fanática, de mujeres de escotes profundos y gargantas a grito pelado, miradas descontroladas de devoción y oídos sordos a cualquier otra manifestación artística que no fuera el amado ídolo.

Si señores, la noche de Jorge Rojas, finalmente se hizo carne en Cosquín. Fue durante la novena luna y con una plaza a pleno, que tuvo poco tiempo para hacer tiempo mediante el choripán y la Coca Cola (como suele suceder siempre que Rojas cierra alguna noche).

Esta vez, el neuquino – salteño – residente en Córdoba, sacó a relucir su pinta tempranito y allí fue a cantar a sus amadas fans su repertorio romántico, con algunas pinceladas folklóricas (las menos), aunque efectivas por el número bien calculado de baile y canto.

Por más de hora y media, Rojas cautivó al público que, distinto a otros años, tuvo entre las filas a algunas familias y también varones, quizá (a)traídos por sus esposas, o quizá, quien sabe, por la cartelera de la noche, sin desperdicio una vez que Rojas se despidió.

Y así fue, luego de un fuerte golpe (literalmente hablando) de luz y sonido+cumbia rojera, (como algunos llaman al estilo Rojas), la noche comenzó a tomar su curso, apenas retirado el artista, con la genial Mariana Carrizo y sus coplas de amor, de suegras, de patas de lana y de carnaval. También hubo coplitas para la platea, algunas improvisadas (como cuando tiro un ramo de flores y convirtió a un espectador en florero), y otras atrevidas. Luego un set musical al que ella misma puso voz para cantar algunos clásicos de su tierra.

Simpleza, talento y calidez, con eso también se tiene al público en el bolsillo.

Algo parecido a lo que ocurrió con el gran Alfredo Ábalos, que sin moverse de su asiento, movilizó a una plaza con chacareras bien santiagueñas, algo que nadie mejor que él sabe hacer. La historia, el presente, el ejemplo de artista, y el aplauso y pedido de bis, imposible de negar.

Más: Lucía Ceresani llegó con su impronta surera, lo mismo que las excelentes Aymama, con sus excelentes voces y arreglos.

También hubo tango con Juan Peinado, un espectáculo llamado “Cordobeeseando” con Pablo Lozano, la delegación de Chubut y Los Visconti.

Y en el final, para un cierre a toda fiesta,  subió el grupo correntino Amboé, cuando las luces del nuevo día se asomaban tras los cerros y el público emprendía la retirada. Lejos de las estridencias y los golpes de efecto del principio.

 

 

El tema Shocking Blue Green. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: