El Blog del Boletín

18 julio, 2013

Entrevista a Elvira Ceballos “Soy una simple trabajadora que transita esta vida”

elvira ceballos2La pianista debuta como cantante e intérprete en un disco producido por Raly Barrionuevo, junto a invitados como Daniel Barrionuevo y Vitillo Ávalos. Se llama “Mi vida Toda” y lo presenta el próximo domingo 28 de julio en el Teatro Libertador de Córdoba.

¿Qué le queda por hacer Elvira?

¡Muchas cosas! Aún no sé cuantas. Sigo componiendo, escribo a veces. Esa es mi historia. No soy nadie, sólo una simple trabajadora que transita esta vida y que hizo siempre lo que le gustó hacer…

La reflexión de Elvira Ceballos, llega en el final de la siesta de un día cualquiera en su casa de barrio Alberdi, en Córdoba, mientras el calorcito que brinda el sol de julio deja paso a la noche fría. Elvira acaba de cumplir un sueño que comparte con Raly Barrionuevo y su hermano Daniel, quienes la impulsaron a  grabar su primer disco “como titular” -como ella dice: “El disco es el resumen de muchas tardes que nos poníamos con Raly entre mate y mate a hacer música, más que nada él, con el entusiasmo de que yo tenga un disco. No es un sueño mío,  sino más bien de Raly y Daniel Barrionuevo y la familia de ellos que me decían: tenés que hacer un disco. Y yo decía, si es lindo pero con amigos, y ellos me decían bueno después hacemos ese, pero ahora  es muy interesante que hagas un disco sola. Así quedaron los 17 temas, de todo lo que se grabó en mi casa, y que conforman “Mi Vida Toda”

En medio de la catarata de información que tira Elvira, uno va acomodando las fichas de una historia de muchísimo trabajo y sacrificio. Nació en La Falda, pero vivió casi toda su vida en el barrio Alberdi de Córdoba, cuando sus padres decidieron que lo mejor para sus hijas era que estudien y progresen en el arte. Primero se recibió (a los 14 años) de profesora de guitarra, y mientras enseñaba, se perfeccionó en piano y canto y aprendió a leer música en tinta y Braille. Su piano ha recorrido obras propias y otras de Chopin, Mozart, Mariano Mores, Horacio Salgan, el mismo Raly, Adolfo Ávalos, en más de 3000 conciertos en todo el país, y el exterior, acompañando a diversos artistas. Fue Asesora Académica del Gobierno de Ecuador y tiene editados ya dos discos como pianista: “El Séptimo Sentido”, e 1999 y “Entre Ángeles y Duendes”, junto a la cantante María Teresa Olmos. Recibió infinidad de premios, entre ellos  el de “Argentina Formidable”, (por su labor en bien de la comunidad, traduciendo muchas partituras al sistema Braille); “Mujer destacada del año” y “Brigadier General Juan Bautista Bustos” de la provincia de Córdoba y el último, recibido hace pocos días, por su trayectoria: el Jerónimo Luis de Cabrera que entrega la municipalidad de esta ciudad. El escenario del Consejo Provincial de la Mujer de Córdoba lleva su nombre desde el año 2005.

Pero todos estos premios son secundarios en una vida que por sí misma premia el esfuerzo y la superación de la adversidad. La disminución visual no le impidió a Elvira ser quien es hoy: artista fundamental de nuestra música popular. Acaso el descubrimiento masivo de esta mujer preciosa sea un punto que se cuenta Raly Barrionuevo a partir de encontrarse con ella en el festival de artistas con discapacidades que organiza cada año el Gobierno de Córdoba. De allí en más, Raly la incluyó tanto en sus giras como en sus discos Ey Paisano, Mensajes de mi alma y Radio AM.

Usted imprimió en las canciones de Ey Paisano y Radio AM, ese sonido tan clásico y particular de su piano.  

EC: –Cuando yo toqué en el Ey Paisano, mi familia aún no sabía que yo había participado allí. Y me descubrieron un día cuando pasaban por la radio un tema que Raly cantaba con León Gieco y en el que yo tocaba el piano. Son esas cosas que a uno lo halagan. Que a uno lo distingan por eso es muy fuerte.

Volviendo al disco “Mi vida toda”, Elvira cuenta que en principio la idea era que ella fuera la protagonista absoluta de la grabación. Sin embargo, la idea fue cambiando a partir de sus propias sugerencias.

EC: –En principio yo estaba solita, pero le digo a Raly, poné una guitarra para la zamba y las chacareras, no puede ser que la zamba “De mi Madre”, del Chango Rodríguez no tenga una guitarra. Entonces ellos me acompañaron. En guitarra Raly, Daniel Barrionuevo en bombo, y está invitado Vitillos Ávalos, que ha tenido la deferencia de cantar con mi piano  y yo creo que nos hemos disfrutado.

“Mi vida toda” fue grabado en su propia casa, entre 2010 y 2012, y tal como dice Elvira, contó con la participación especial de Vitillo Ábalos en voz y bombo en “Nostalgias Santiagueñas” de los Hermanos Ábalos; Raly Barrionuevo en producción artística, y voz y guitarras en “Nostalgias Santiagueñas”, “La juguetona” de los hermanos Ábalos;  Daniel Barrionuevo en bombo en “La juguetona” e Irene Tesouro en viola. La presentación oficial será en el Teatro Libertador, el próximo domingo 28 de julio a las 20.30 horas, donde Elvira se rodeará de sus “acompañantes”, como les gusta llamar a los invitados del disco

Un poco de historia

Dicen que sus padres tenían una pista de baile en su casa de La Falda. ¿Es así?

EC: –En la casa de mi familia había una pista de baile donde una orquesta de músicos tocaban en vivo. Había guitarra, violín, bandoneón, cantores, muchísimos discos que se difundían por alto parlante.

¿Y de donde surgen sus ganas de ser música?

EC: –Mi mamá cantaba y tocaba la guitarra, papa también. Y nos trajeron a  Córdoba a estudiar, a mi hermana y a mí,  porque en La Falda no había colegios para ciegos. La verdad es que perdieron mucho, dejaron todo, vendieron la pista, el corralón de materiales, el negocio, pero aún cuando todo fue muy difícil en los comienzos acá, mi papá dijo que no importaba siempre que estudiemos y trabajemos, y aprendamos a vivir solas.

Y un día llegó a Radio Splendid a cantar…

EC: –En el auditorio de Radio Splendid (hoy radio Universidad) se presentaba  una vez por semana “Doña Temebunda”, que era un programa para niños, y mi mamá me llevó a cantar ahí. Era el año 55, y yo con 5 años cantaba “eras como una espinita que se me ha clavado en el corazón” –se ríe y canta-. Nosotros vivíamos en esa época en la calle Caseros al 300, y enfrente vivía un cantante que se llamaba Jorge De Córdoba, él fue quien me preparó y le dijo a mi mamá: ´esta gauchita cuando sea grandecita va a tener la voz impostada, háganla estudiar´, así que él fue quien de alguna manera me enseñó a acompañar a los cantores de tango y bolero, junto con Carlos Valdez, que fue mi profesor de guitarra. Mis padres tuvieron el cuidado, el amor, la guía y el respeto por mis decisiones y así me enseñaron a  respetar a  las de los demás. Lo mismo hago con mis alumnos, a los que acompaño  a crecer. Tengo alumnos de piano, de canto, y lo que más tengo en este momento, son alumnos de lecto-escritura y formación musical en el sistema natural tinta -porque el ciego tiene que saber ambos sistemas- y el lecto escritura sistema Braille, que se llama musicografía.

Usted ha hecho un gran trabajo de traducción de partituras a sistema Braille.

EC: -Si,  hace más de 50 años que copio partituras, primero lo hice con la mano en pizarra y punzó, luego con la máquina de escribir de sistema Braille.  Tengo una historia para contar, es que mi mamá aprendió a leer música en tinta, y me dictaba para que yo traslade al Braille las partituras. Y así copiamos, desde el año 67 hasta el 92, muchísimas obras clásicas, de tango y folklore.

Hablando de folklore, también ha conocido muchos artistas del género

EC: –Mi maestro y profesor de guitarra consideraba que si uno podía tocar algo en ese instrumento muy difícil, cómo no vamos a tocar lo que es más fácil, que es la música que uno tiene en la mente y en el corazón, nos tiene que ser más fácil tocar el idioma cotidiano, decía. “Instrúyase m´ijita, y prepárese de lo más difícil a lo más fácil, entonces difunda la música nuestra”. Así que en cada concierto que yo hacía  ponía barroco, romántico, lírico y una o dos piezas de folklore. Acompañé a Edmundo Cartos en el año 73, a los guitarristas de  Edmundo, y también solía ver al Chango Rodríguez. Con el  advenimiento del Festival para músicos de discapacidades conocí a Raly Barrionuevo. Yo me había integrado al festival junto con cuatro  chicas ciegas. Maria teresa Olmos, Mariela Cancelieri y Cecilia Zárate,  estas últimas mis alumnas. Cecilia toca en la orquesta de músicos ciegos, Mariela se recibió de profesora y Maria Teresa Olmos es locutora de los SRT. Junto a ellas, conocí a Raly y participamos de algunos  festivales con él, y luego parece que él se interesó en mí como pianista.

El reloj va marcando las cinco y media, y la entrevista se convierte en charla amena, sobre las cosas cotidianas, recetas de cocina, algún que otro comentario fuera de tema. Antes de sentarse frente al piano y deleitarnos con su música, Elvira se sincera, diciendo que alguna vez hasta se animó al rock.

“Si, una vez interpreté a Charly García, pero a mi manera, respetando cada nota, porque no puedo darle vuelo a algo que no conozco. Mis amigos y familia me decían, Elvira, eso no va con tu estilo”. –termina, largando una carcajada.

 

PDS

1 comentario »

  1. Estimados, muy interesante la nota y todo un ejemplo de superación ante la adversidad el de la señora Elvira Ceballos. Estoy buscando datos de personas o instituciones que hagan transcripciones de partituras para piano a sistema Braille, si ustedes me pudieran ayudar o contactarme con la señora Ceballos, se los agradecería mucho.

    Comentario por Valeria — 23 octubre, 2013 @ 21:13


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: