El Blog del Boletín

11 febrero, 2014

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , , , — Pao De Senzi @ 13:30
DSC_6963-3 (2)

Foto: Julieta Mazzadi

por Pao Gayol, desde Merlo, San Luis

La tercera fecha del festival merlino tuvo la particularidad de ser la que menos gente convocó pero, a la vez, donde el respeto, la emoción y el silencio surgieron entre los que se acercaron al predio del Balneario Municipal. Las personas que allí estaban conocían muy bien lo que iban a ver…

Luego de la bella apertura que todas las noches abre la jornada se presentaron los ganadores del Pre Festival como pareja de Danzas, los mercedinos de Razas de mi Pueblo.

Cerca de las 22.30 subió al escenario el primer número nacional de la noche: Jaime Torres. Al principio solito con su charango (como si le hiciera falta algo más a Jaime) fue invitando de a poco a sus músicos, mientras homenajeaba a Ariel Ramírez, recordando que fue uno de los primeros en mezclar el piano con el charango.
La Banda de Torres acompaña a la perfección ese mix de música ancestral con el toque de modernidad que le dio luego de Electroplano (su último disco editado en 2007), pero a pesar de esto Jaime advierte en conferencia de prensa que “prefiero las cosas originales” y que “no le gusta demasiado lo que pasa en el folklore joven, que se olvidan un poco de las raíces de la música y la tecnología pasa a ser más importante que la belleza del sonido del instrumento”

Y el sonido de su instrumento SUENA…. Jaime es sencillo, humilde, hasta pequeño sobre el escenario, pero cada nota que sale de su charango es disfrutada por él desde un lugar que no pocos pueden comprender. Eso se transmite e inunda a la audiencia que queda hechizada, sólo escuchando.

Promediando el show invita a cantar en algunos temas a Carolina Peleritti. La hermosa mujer, quien fuera supermodelo, actriz y demás yerbas, realmente sorprende al que no conocía su faceta de cantante. Carolina tiene una voz potente y profunda, que evoca a las viejas copleras de la puna pero a la que les aporta un dejo de “glamour”, como para decirlo sencillo de entender.

Al finalizar el show de Torres, el público aplaudió de pie y ovacionando al músico, hijo de inmigrantes bolivianos, que ha llevado por todo el mundo el sonido de su charango, encandilando a países tan disímiles como Alemania, Francia, Canadá o España entre muchos otros. Y en Argentina, a Merlo, también.
Luego fue el turno de los locales Luz del Alma quienes con una propuesta festivalera y demagógica pusieron un poco de fiesta en el lugar.

El ballet La Salamanca, uno de los grupos de danzas de mayor antigüedad y prestigio en la Villa de Merlo, presentó Koyas, una hermosa y colorida coreografía del reconocido bailarín Javier Melgarejo y de su asistente coreográfico Matías Mancilla. La Salamanca siempre se caracteriza por la originalidad y modernidad de su propuesta.

Todos los presentes estaban aguardando a Tonolec, quienes se iban a presentar por primera vez en la Villa y donde tienen muchos seguidores. Sobre el cielo, comenzaba a amenazar una tormenta. Pero la tormenta y los presentes debieron esperar un rato ya que los mendocinos Los Cumpas le pusieron un poco de simpatía y humor a la noche.
A las 12.50 el número más esperado de la noche comenzó su show con el homenaje al canto latinoamericano a través de Que he sacado con quererte de Violeta Parra.

Charo Bogarín, a través de su voz: penetrante, insondable, que parece salir de las profundidades mismas de la tierra canta Zamba para olvidar… Y entonces varias de las personas mayores que miraban con desconfianza la propuesta empezaron a escuchar con mayor atención. Y es inevitable: quedaron en silencio durante todo el show. Sintiendo.
Diego Pérez (el otro Tonolec, el que muchas veces queda “en el olvido” por la magia increíble que emana Charo) es “El Músico”. Multiinstrumentista, talentoso. En conferencia de prensa contaron sobre su nuevo disco, que presentarán aproximadamente en mayo en plena calle Corrientes. “Estamos trabajando hace meses con cuatro comunidades guaraníes. El disco se tratará de temas ancestrales de la etnia guaraní, con el toque de Tonolec”.

Estudiosos de lo que hacen, Charo aclara a la prensa “es importante el silencio. El quedarnos en silencio, escuchándonos. Y es igualmente necesario escuchar la voz de nuestros mayores, de los que saben dónde y cómo hay que ir”

En su show se sucedieron La cazadora (un canto a la mujer indígena actual que tuvo que adaptarse a los tiempos modernos y salir a ganar el sustento para ayudar a su pareja), Techo de Paja, Baila baila, El Cosechero, Mi Caballito, Cinco siglos igual (en lengua Qom) y la hermosa Llora tus penas, que Charo le escribió a su madre, mujer luchadora, quien luego que su marido fuera desaparecido por la última dictadura militar, debió mudarse con sus hijos a Chaco. “Porque las ausencias marcan –dijo- pero también las presencias”

Finalizando el show el viento ya era fuerte, y Tonolec se despidió con un tema adelanto de su último disco, “Mujer cántaro niño” y cerraron con Indio Toba. La gente, que había permanecido extasiada escuchándolos se puso de pie y los ovacionó.
Cayendo las primeras gotas el Lele Lovato subió a darle el gusto a los rezagados, tocó varias chacareras “al palo” y prometió volver para el día siguiente, ya que la lluvia intensa que luego se desató sobre Merlo obligó a reprogramarlo para el día siguiente

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: