El Blog del Boletín

27 septiembre, 2014

Sombraitoro. Poniendo en escena lo que hay que decir

Foto: prensa Sombraitoro

Foto: prensa Sombraitoro

El colectivo de músicos oriundo  de las sierras de Córdoba tiene su tercer disco, La Magnifica puesta en Escena del Universo, un trabajo interesante en cuanto a letras, sonido y arte visual, que los coloca en buen camino. Hoy se presentan con Ramiro González y La Cruza en la Fábrica Cultural.

El arte en función de las cosas que hay que decir, o la militancia desde el arte. Algo de eso -o mucho- hay en la esencia de Sombraitoro, un colectivo de músicos serranos talentosos, que se juntan bajo el nombre de una planta que crece en las sierras cordobesas y florece a mediados de año.

Una de las particularidades del sombra de toro (como se llama en realidad) es que sus retoños se adhieren a otras plantas y crecen allí, extrayéndoles la savia. En paralelo, la agrupación realiza un trabajo de extracción des distintas vertientes musicales, para combinarlas en un sonido que bien puede nombrarse (y se nombra) como serrano. Chuncano, chichaco, cool pampeano, hip joropo. Dicen sus integrantes, un poco en broma y un poco tratando de encontrar el cauce para lo que proponen, que parte del reggae hacia el folklore, y que acompañan algo verdaderamente importante, que es lo que tienen para decir.

“Sigue siendo serrano porque nosotros sentimos el sonido del lugar de donde somos – sus integrantes son oriundos de las sierras cordobesas-. Nos criamos allí y tenemos ese ritmo y sentir las cosas. Las sierras de Córdoba tienen esa cosa cosmopolita, vos escuchás cuyano, santiagueño, rock, reggae, y escuchás surero.” dicen Carolina Herrera y Magú Apella vocalista y líder del grupo. Magú es una especie de director y compositor de la mayoría de las letras, que hablan de un compromiso con las cosas que se ven y se viven a diario. Es uno de los integrantes fundadores.

La base de Sombraitoro lleva nueva años en el camino y tiene tres discos grabados. Acaban de editar “La magnífica puesta en escena del universo”, un trabajo que los encuentra con una formación más estable y proyectos concretos. En batería está Diego Sánchez Galeasi, en chelo Ramiro Zárate Gigli, en el bajo Ignacio Apella,  en guitarra Gonzalo Altamirano, en guitarra criolla y eléctrica “Magú” Apella y en voces Josefina Cañizares, Eugenia Martín y Carolina Herrera.

El disco ya fue presentado en Carlos Paz, y sigue girando. La oficial en esta ciudad será el 14 de noviembre en el Centro Cultural España Córdoba, pero antes lo llevarán a San Luis. Hoy compartirán escenario junto a Ramiro González y La Cruza en La Fábrica Cultural, una peña que propone un nuevo espacio, con músicos de diferentes vertientes musicales y algo que decir

¿Cuándo se formó Sombraitoro?

MA: -Hay un proyecto anterior que es del 2002, cuando recién me voy a vivir a las sierras. Quedó trunco apenas empezó  pero me quedaron un puñadito de temas, que una vez que planteamos esta formación, los empezamos a hacer rodar de nuevo. Eso fue en el 2007, ahí armamos formalmente la banda, con la cual tenemos dos discos editados. Colectivo al Infierno fue el primer disco, del que todavía quedan copias por ahí, y algunas canciones que pusimos en este nuevo trabajo

¿Cómo definen el estilo del grupo?

MA: -Yo vengo básicamente de hacer rock y me gusta el reggae de Marley, que escucho muchísimo. Me gusta porque tiene el formato 6×8 y se mezcla con la música del norte. Desde ahí empiezo a hacer otras cosas. En el grupo hay una especie de trío, que son  Diego, Ignacio y Gonzalo. Diego viene de una familia de folkloristas, Josefina que es jujeña le pone su estilo, Carolina que llegó de hacer cumbia colombiana, y se agregó Bacha Fier, integrante de Inti Huayra que  estuvo ensayando con nosotros e integrando más, él le pone el sonido y la influencia del folklore al grupo.

CH: -Yo integré un grupo de folklore colombiano antiguo, percusión y voces y yo vengo aportando eso. La banda tiene momentos de cumbia, entra el reggae y vuelve a la cumbia y al candombe. Digamos que es la fusión también tiene un criterio, no es una ensalada a lo loco, por eso yo digo que la mixtura está muy bien equilibrada y balanceada y enriquecida por la tendencia que cada uno trae.

MA: -A mí siempre me gustó trabajar en grupos, me gusta lo que sale. Los recursos son inagotables y además siempre vas recibiendo más  información, cosas nuevas. Por otro lado me gusta en el caso de las voces, que la voz principal no sea siempre del mismo color, como la onda del viejo Mano Negra, que sonaba no sólo en varias voces sino en varios idiomas. Y por otro lado, también está nuestra manera de organizarnos. Si bien la banda no insume tanto dinero, cuesta moverse. Entonces tenemos esa posibilidad de hacer un dúo, un quinteto o un trío y que los temas suenen de distintas maneras.

La Magnífica Puesta en Escena del Universo, el título del tercer disco, es una frase extraída del tema “Psicofarmacumbia”, que integra el repertorio. Son doce las canciones del disco, cada uno una historia que en conjunto hace al sonidos de la banda. Además está el contenido. Las canciones proponen, dicen, cuentan. La problemática ambiental es la pata fundamental del repertorio de Sombraitoro, porque sus músicos viven en el ambiente que hay que cuidar y que hoy día está en pleno litigio. El agua, las tierras, los abusos oficiales sobre reservas naturales, la deforestación, Monsanto.

El compositor de la mayoría de las letras es Magú, pero todos los integrantes aportan lo suyo. En el tema “No Es Santo” (fijate bien/ que hay detrás de los que vos me decís/ tu progreso es mi condena), hay un hip hop cuya autoría pertenece a Bacha Fiad. “Si bien hay una estética en la poética que a mí me gusta filtrar, podemos amalgamar con ideas como la de Bachi, dice Magú sobre la letra de este tema.

También está la parte social. “Pescaditos” (venimos a este mundo/ no es verdad que venimos a vivir, ), “Buen día” (que si te roban el cuerpo/ al menos tu alma se libere del veneno), “Cumbia del imperio” y “El colectivo al infierno”, compuesto en los meses previos a diciembre de 2001, entre otras. En “Topadoras” la primera frase es reveladora: “el proceso es un lugar al que se llega en topadora”.

MA: -“Yo creo que la gente piensa y acuerda con lo que decimos en las letras, y hay más gente de la que se cree o se ve reclamando. Que se sientan representados con una letra y con alguien que está sobre el escenario sume, y si los que luchan quieren usar nuestras canciones, adelante”, –dice Magú y agrega: “En la cuestión de las letras me gusta la abstracción pero no creo en la abstracción absoluta , no le tengo miedo a los lugares comunes, porque creo que es lo que conecta y se puede decir en un manifiesto seco e hibrido y se puede decir poéticamente, y puede la poesía usarse como manifiesto”.

Otra parte que motoriza la impronta de Sombraitoro es la artesanal manera de encarar el proyecto que tienen todos los integrantes. Todo el  trabajo está hecho de esta manera, y es una verdadera obra de arte el exterior del disco, realizado por Diego Sánchez. Las ilustraciones son de Daniel Marín. El disco fue grabado en el estudio Tres Pajaritos de Magú Apella en San Antonio de Arredondo, el lugar de  donde habita la mayoría de los integrantes

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: