El Blog del Boletín

10 diciembre, 2014

Esas coplas que tenían alas… Coqui Ortiz le puso música a la obra de Aledo Luis Meloni 

Filed under: Artistas, De Gira, Discos — Etiquetas: , , — Pao De Senzi @ 17:38
Foto: Eduardo Fisicaro

Foto: Eduardo Fisicaro

“La Palabra Hecha a Volar en El Canto…  es como si el canto le diera las alas que necesita para ser pájaro” A.L.M.

Alguien, o acaso todos esperábamos que la poesía de Aledo Luis Meloni, poeta, escritor bonaerense aquerenciado en el Chaco, saliera a volar por los pentagramas. Coqui Ortiz, músico chaqueño nacido y criado, descubrió su obra en un viejo libro que dejo su padre hace más de 15 años, y supo que esos poemas y coplas iban a ser música. De ese encuentro, surgieron algunas melodías y macerado con los años y los encuentros con el poeta, nació este disco, cuya intención no es otra que dejar constancia de la musicalidad de la obra de uno de los grandes creadores literarios de nuestro país.

Como dice Pedro Patzer en un texto dedicado al poeta, Aledo Luis Meloni no es conocido en los salones donde se profesan las neovanguardias europeas, o las aventuras tóxicas de la poesía neoyoquirna, ni siquiera pertenece a alguna secta literaria. Sin embargo Aledo Luis Meloni consiguió lo que pocos: que hacheros, sembradores, labriegos, zafreros, pescadores y otros tantos, paladeen sus coplas”.

Y así es. Basta con visitarlo hoy, a sus 102 lúcidos años, y escucharlo contar anécdotas de su andar, antes por el monte como maestro rural y hoy, como parte de una ciudad que lo tiene como vecino.

Aledo Meloni nació el día de la Pachamama, un 1º de agosto en el centro de la provincia de Buenos Aires, en un paraje ferroviario denominado estación María  Lucía, en el partido de Bolívar. En su juventud consiguió un puesto de maestro rural en el monte chaqueño y allí fue, junto a Nydia, su esposa, para repartir educación y refundar una vida que nunca más dejó el sueño chaqueño, y que hoy a los 102 años, revive en cada verso.

Este trabajo discográfico cuyo origen, según dice Ortiz “se remonta a tardes de charlas, guitarra y canto en la casa de Aledo”,  se llama “La palabra echa a volar en el canto”, y es una muestra de la extensa obra de Meloni, coplas y poemas que hablan del amor, la vida ,el trabajo, la muerte y el paisaje. La voz de Coqui sólo se nutre de su guitarra y del piano pulsado maravillosamente por Carlos “Negro”  Aguirre, quien se acopló al proyecto no sólo como músico y director musical, sino como editor través del sello Shagrada Medra, del cual está a cargo.

“La Palabra echa a volar en el canto” recorre un puñado de  obras, introducidas por la voz del autor (grabada entre los años 2007 y 2013 en su casa), que advierte, en el comienzo: “la palabra y  la música son hermanas gemelas y se llevan armoniosamente”. El recorrido por las canciones vislumbra algunos pasajes de la vida de Meloni, que datan de años, -cuando “la rama era verde” dice-, como “Infancia”, “Pueblo”, “Arbolito del querer”, “Canciones de amor ingenuo”, “Seis coplas de mocedad” y “Soldadito de plomo”(A una guerra que no es mía/ no quiero ir/ no quiero estar por estar en la mira de un fusil…”), entre otras.

Acertadamente, Ortiz ha elegido un repertorio donde se resume el nutrido temario de la obra de Meloni, compuesto de coplas, textos y  poemas de una simpleza extraordinaria y maravillosa , a veces melancólica, otras esperanzadora, otras con humor, que han encontrado en simples y entrañables melodías las alas para volar.

El disco fue grabado en los meses de abril y octubre de 2013,  producido por Coqui Ortiz y Juanchi Langellotti, el diseño gráfico es de Federico Bojanich y la producción se concretó a través del proyecto “El Matecito”, financiado a través de la ley 5459 del Instituto de Cultura del Chaco. El disco fue presentado oficialmente en Resistencia el pasado 5 de diciembre y ahora comienza a recorrer el país.

 

Foto: Eduardo Fisicaro

Foto: Eduardo Fisicaro

Coqui Ortiz, Carlos Aguirre y Aledo Meloni presentaron “La Palabra echa a volar en el canto” en Resistencia

Por Sonia Cabral

Llegar a Resistencia y visitar al admirado maestro Aledo Meloni en su casa es como incursionar en el hábitat mismo de la copla. Afable, risueño y espontáneo dedica horas a recibir a chicos de las escuelas, intelectuales, músicos, periodistas o vecinos como si se tratase de amigos entrañables. Se respira hogar y cariño en el living donde rodeado de fotos familiares conversa con total complicidad con cada uno de ellos. Impresiona la energía del poeta centenario. Sus letras inspiradoras de muchísimos artistas han aportado más de 50 temas al cancionero popular.

En la nueva obra musical del artista chaqueño Coqui Ortiz, quien desde hace algunos años viene recopilando la poesía y las coplas que, según dice don Aledo “son del tiempo en que uno era joven y contaba penas de amores”, está plasmada hoy su voz y su emotividad.
Por momentos en medio de la charla vuelve a repetir palabras de agradecimiento. Agradece la visita, la presencia, el viaje realizado para verlo en la presentación del disco. Pero sobre todo reconoce en Coqui Ortiz y  Carlos Aguirre a dos amigos que con sus hermosas melodías lo transportan al momento en que cada uno de sus poemas ha sido creado. Y sonríe al comentar que le genera un cierto pudor escucharse.
De pronto nos regala algún retazo de lo que recuerda:
“Para el amor y el olvido/ se han hecho solo dos huellas/ la del amor en el agua, la del olvido en la piedra..”. mientras es nuestro todo el esfuerzo por evitar la lágrima que su recitado nos provoca. “…Buscando olvido me fui/ me fui de donde vivía/ muchas cosas olvidé/ menos lo que yo quería” (de Arbolito del querer, que es su favorito en el disco “La palabra echa a volar en el canto”)

El lanzamiento se realizó en el Teatro Guido Miranda, de la ciudad de Resistencia. Acompañado de su familia Aledo llegó al lugar a presenciar la puesta en escena desde la platea.

La función comenzó con palabras de la periodista Cristina Mata que habló sobre la figura casi mítica del poeta a quien acompaña desde hace muchos años, lo que representa para la ciudad y sobre la amistad con estos excelentes músicos sesenta años más jóvenes. Luego se presentó Carlos Aguirre, comentando la emoción que le generó conocer y trabajar con el poeta que los trata como a un par. A su turno Coqui Ortiz contó anécdotas de viajes por la provincia y otros lugares, junto a don Aledo, y remarcó la disposición y la vitalidad brindada para llevar adelante el proyecto que supo hacer caso omiso a este puente generacional. En el escenario se proyectaron imágenes perfectamente sincronizadas del grupo de realizadores audiovisuales Mecamoción, uno de ellos es Federico Bojanich, quien diseñó el arte del disco. Ellos iban ilustrando en vivo cada uno de los temas. La voz en off del poeta y la majestuosa interpretación del Negro Aguirre en un piano de cola, sumado a la cálida voz y la guitarra de Coqui completaron la altísima calidad del show.

Generando una profunda emoción en el final, la voz de Aledo en vivo coronó la sala con coplas y palabras agradecidas. Un espectáculo maravilloso escoltado por el silencio de los espectadores e impregnado de magia, arte, música y poesía.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: