El Blog del Boletín

8 febrero, 2015

Segunda noche de la Fiesta Nacional Valle del Sol. El Mensaje y las Palmas

los huyra

Foto: Marshula Santa Eulalia

Por Paola Gayol. Fotos: Marshula Santa Eulalia

Pese a la tormenta que amenazó durante toda la noche, el segundo día pudo desarrollarse sin mayores inconvenientes climáticos. Aunque si surgieron algunos problemas técnicos y detalles de organización que siguen sin lograr ajustarse.

Uno de los detalles relevantes de la gran Fiesta Merlina es que éste es el segundo año consecutivo que no se tiran fuegos artificiales al comenzar, momento que es clásico en muchos festivales pero que aquí, junto a una ordenanza que prohíbe la pirotecnia en la ciudad, se trata de salvaguardar el medio ambiente y evitar incendios en las sierras.

A las 22 suena el Himno a Merlo, en esta oportunidad interpretado por Mariela Chiofi, acompañada de diferentes agrupaciones gauchas de la localidad.

La noche continuó con el ganador del pre festival Pedro Luna y luego fue el turno de los locales Luz  del Alma, que con su estilo festivalero y llano, intentaron animar a un poco de palmas en la platea.

El paso a la poesía de la mano de Ernesto Funes nos recuerda que en esta edición la idea es dar preponderancia y ensalzar la vida y obra del poeta Antonio Esteban Agüero, escritor merlino que es el orgullo de todos los que habitan en esta ciudad.

Los Coyuyos y Los Costeros dieron el show prolijo que ya acostumbran, aportando calidez y simpleza. A esta hora ya la comitiva del Gobernador de San Luis, CPN Claudio Poggi se hacía presente en el predio, señalando en cierta forma que el “festival estaba oficialmente inaugurado”, políticamente hablando, claro…

Luego de una comparsa que representaba e invitaba al Carnaval de Río en San Luis (evento que este año se realizará el 21, 22  y 23 de marzo en Potrero de los Funes), se presentó Facundo Arteaga, jovencísimo y talentoso ganador del Festival del Malambo de Laborde (Córdoba) y fue uno de los momentos más emotivos y con mayor atención del público hasta ese momento.

Pasada la medianoche fue el turno de Rubén Patagonia, músico de origen Tehuelche, gran defensor de los Pueblos Originarios y del hombre Campesino. En conferencia de prensa insistió en la importancia de “dar un mensaje sin violencia”, donde afirma que “No hay que quedarse solamente con la Historia Oficial, donde indudablemente nos pinta otra postura, que es totalmente respetable, pero se debe ir al fondo de los hechos para saber realmente como sucedieron las cosas y así poder construir una verdadera y sólida identidad”

Esta misma filosofía desplegó en su show sobre el escenario Antonio Esteban Agüero brindando esa especie de ceremonia o ritual que ya nos tiene acostumbrados a los que conocemos y seguimos su obra: potente, emotivo, cargado de enseñanzas y respeto por la diversidad cultural. Un grande, en definitiva. Lástima que mucha gente no comprendió el mensaje por algunos problemas de sonido, es verdad, pero también porque no están habituados a este tipo de propuestas.

A continuación el Ballet Grito de Mi Tierra nos maravilló con su siempre interesante y colorida propuesta. Todos los años se espera ver que plantean desde el escenario Los “Gritones”, como les gusta llamarse, por su originalidad y frescura.

La anunciada Delegación de Mendoza exhibió un set extenso de música cuyana que, extrañamente por ser un festival de San Luis, no está siempre muy presente. Con algunos aciertos y otros momentos más olvidables los músicos mendocinos recorrieron los diferentes estilos de Cuyo, aunque el público no siempre los acompañó.

Otro ballet que todos los años nos emociona por su propuesta es Danzar la Vida, cuerpo de baile de la profesora Marina Sacaba que cuenta con personas de todas las edades y especialmente gente de la llamada “tercera edad” que demuestran que “viejos son los trapos” ya que le ponen tanta y más energía, alegría y color que otros artistas mucho más jóvenes. Aplausos para Marina y toda su gente que desde hace años lleva adelante el estandarte de la danza en la Villa. Al final del cuadro Sacaba leyó el poema “Resistencia” del talentoso músico de Villa Dolores, José Luis Aguirre.

El final se aguardaba desde temprano y con mucha ansiedad por cientos de muchachitas. Los Huayra subieron pasadas las tres e hicieron bailar, delirar y ¡hasta llorar! a una multitud de niñas… Los que estábamos atrás del escenario, nos preguntamos sonriendo si estos chicos no eran una especie de Backstreet Boys de Salta.

Bromas aparte, los músicos brindaron un show compacto, enérgico y profesional hasta bastante pasadas las 4 de la mañana.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: