El Blog del Boletín

10 mayo, 2016

Horacio Lavandera “La música es una ciencia”

Filed under: Cultura, Entrevistas, Uncategorized — Etiquetas: — boletinfolkloreblog @ 13:53

 

Horacio Lavandera3 (2)

Foto: prensa

por Gustavo Grosso

El talentoso pianista recorre su pensamiento a través de una entrevista alejada de los cánones establecidos para el género clásico. Por eso nos pareció interesante proponerlo en el Boletín Folklore.

Habla con suave, pausada, tranquilo. Parece una melodía de entrecasa, una musiquita de esas que ronda en el aire. Horacio Lavandera tiene un poco más de 30 años y una infinita sabiduría. Su talento ha trascendido las fronteras, se ganó un lugar en la gran liga de pianistas del mundo. En él no hay improvisación: sí una maquinaria de cálculos y emociones. Todo en él es fruto del trabajo y de la experiencia. Y de la pasión, más aún de la pasión.

¿Cuáles son los mayores desafíos que te provoca subir a una escenario? 

Horacio Lavandera: –El desafío mayor que siento al subir a un escenario es ser lo más directo que pueda en la transmisión de las emociones que vehiculiza la música que estoy interpretando. Para lograrlo, los factores técnicos en mi trabajo son muy importantes. En primer lugar me siento muy a gusto si tengo un gran instrumento. Tener un gran piano Steinway nuevo es lo ideal para sentirme cómodo y seguro de que los resultados de ese concierto serán los que espero. Luego, la acústica del lugar debe tener la reverberación adecuada para la música que vaya a interpretar. Estos dos factores varían notablemente de un sitio a otro. Cuando encuentro un gran piano y una gran acústica puedo disfrutar enormemente.

Por qué un día elegiste el piano? ¿Es -cómo parece- un instrumento complejo de tocar? 

HL: –El piano de alguna manera llegó a mí a través de la pasión que yo sentía por la música en general. En aquel entonces era un niño y todo instrumento me llamaba la atención. Hubo una cuestión familiar, que es que mi padre -que también es músico- entendía que tocar el piano era una “buena entrada” al mundo de la música. Le pidió a su tía, la hermana de mi abuela, que me diera clases. De ello resultó que tenía facilidad técnica, amén de encantarme interpretar la música. El resto se fue articulando de esta manera. Igualmente mi gusto y curiosidad por el funcionamiento de otros instrumentos sigue estando.

Si es fácil o difícil es una cuestión compleja de contestar. No creo que eso tenga una respuesta absoluta. Hay compositores, hay obras… cada una tiene su complejidad particular. Me gustaría dejarte una frase de Johann Sebastian Bach que decía así: “Es fácil tocar un instrumento musical: todo lo que tienes que hacer es tocar la tecla correcta en el momento adecuado y el instrumento suena”.

¿Qué se logra construir a través de la música, del arte? 

HL: –Desde mi perspectiva, muy cercana a las ciencias duras -que me apasionan también-, creo que construir música o interpretar música es lo más cercano a una inmersión en un mundo cuántico. El tiempo y el espacio se alteran. En ese sentido entiendo logra una abstracción intelectual sin límites.

¿Cuáles fueron los sonidos de tu infancia, tus primeros recuerdos con la música? 

HL: –Los sonidos de mi infancia refieren fundamentalmente a la música. Considero que todos los sonidos que escucho y escuché son música. Luego se pueden reordenar y proporcionar. Con ello quiero decir que no creo que, por ejemplo, el ruido no sea música. Soy de la idea de que en el caos o en el sonido más sutil y apenas audible comienza la música. Un coro de bocinas alteradas por un tráfico de hora pico, dos o tres trenes que se cruzan con sus bocinas y el repiqueteo de las campanas de la barrera también lo son. A priori parece caótico pero este caos es organizable mediante fórmulas matemáticas y estadística. Así es como trabajo mis composiciones, desde sonidos aislados a masas sonoras extremadamente densas.

¿Escuchás mucha música? ¿Que te gusta? 

HL: –Escucho de todo. Música de todas las latitudes y géneros. Siempre estoy investigando qué nuevos y viejos sonidos que hay en este mundo.

Existe el estigma que dice que la música clásica es clasista, pero también están los que dicen que la música es una sola ¿Cómo haces para romper ese encasillamiento? 

HL: –Es muy complejo. Se entiende la música clásica no sólo para un elite intelectual, sino económica. Sólo políticas de desarrollo social pueden romper este esquema que está establecido en todas partes del mundo. Me refiero a políticas de desarrollo social en cuanto a la donación de instrumentos, clases realizadas por grandes profesionales para la formación de niños y jóvenes que quieran ser músicos sin ser de clase alta. En Venezuela o Cuba se han desarrollado grandes programas con un altísimo nivel musical. Ellos tienen gran tradición en la formación de niños o jóvenes provenientes de familias de clases vulneradas. Vuelvo a repetir, es sólo con apoyo del Estado que se puede desarrollar una cultura que no esté regida por la lógica de los estratos sociales. De otra manera, es imposible. Hoy por hoy, estudiar cualquier disciplina artística es muy difícil económicamente. Sólo acceden a una formación integral quienes cuentan con buenos medios económicos.

¿Escuchas cada tanto las composiciones que hacías cuando eras un niño? ¿Cómo te ves cuando te encontrás en ese espejo que marca el paso del tiempo? 

HL: –Creo que mis composiciones se crearon desde siempre. La música es un modo de comunicación que siempre sentí muy natural. Darle forma a lo que suena en mi cabeza es lo que lleva tanto tiempo. De pequeño hacía lo que podía. Ahora sigo componiendo con la misma intuición, creo que la esencia es la misma de aquel niño, pero con más herramientas.

¿A quién consideras el compositor más importante de la historia? 

HL: –De nuestra tradición occidental clásica, creo que los grandes siempre serán los grandes: grandes revolucionarios como Bach, Mozart, Beethoven, Chopin, Stockhausen o Boulez, que han marcado puntos de fuga respecto de sus épocas, transformando distintos ámbitos de la cultura.  A mí me convoca especialmente Iannis Xenakis. Sus ideas y su música realmente me fascinan. En este momento lo considero el más grande e importante de toda la historia de la música, porque es un músico que ha logrado revolucionar un modo social de entender la música y el arte, además de unir disciplinas y crear a partir de sus conocimientos de arquitectura e ingeniería.

Te interesa la ciencia ¿dónde se juntan, cómo conviven, la música y la ciencia? 

HL: –En mi opinión la música es una ciencia. El pensamiento musical desciende directamente de las matemáticas. Además conviven en los fenómenos físicos y acústicos. Un esquema de proporciones, de conjuntos, de series numéricas  es música y matemáticas.

-Dicen que existe otro mundo pero habita en éste mundo ¿Cómo es el mundo que habita Horacio Lavandera? 

HL: –Tengo un amigo que dice que cuando estoy frente al piano me convierto en el increíble Hulk. En la vida normal trato de ver el mundo desde el marxismo o materialismo histórico. Me hace tener los pies sobre la tierra y ser muy crítico. A la hora de estar frente al piano, si es mi música trato de conectar los sonidos con proporciones que entiendo como las exactas para mi interior. Si es música de Bach, Mozart, Beethoven o Chopin es un trabajo de integrar todos los estudios históricos que hay de cada una de sus obras y ser lo más directo posible con la emoción que me despiertan las obras que elijo de ellos.

Más en horaciolavandera.com/

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: