El Blog del Boletín

17 julio, 2016

Entrevista. Roben Couso, con todos los sonidos en su lugar

Filed under: Entrevistas, Uncategorized — Etiquetas: — boletinfolkloreblog @ 22:59

 

roben coursoPor Gustavo Grosso

El músico nacido en la zona sur del gran Buenos Aires presenta su disco solista Las cosas tienen un lugar.

Roben Couso es un músico independiente, cantautor de folk contemporáneo, que prioriza el minimalismo de las canciones y un sonido crudo y real. Hace muy poco, editó su primer disco de estudio “Las cosas tienen un lugar”. También conforma la banda Roben y los Noruegos integrada por Ariel Ronchi en bajo, teclados y coros, Nicolás Valsecchi en la batería, percusión y trompeta y Roben Couso en voz y guitarras. La próxima presentación de Couso con su flamante trabajo, será el viernes 22 en Adrogué. Roben es de zona sur, vive en Lomas de Zamora y nació en Temperley. Con él charló Boletín Folklore

¿Cómo fue la génesis de Las cosas tienen un lugar, tu disco debut? 

Roben Couso: –Hace unos años comencé a recopilar algunas canciones que fui componiendo, mientras participaba de otros proyectos musicales. Pero me parecía que esas canciones, justamente, no tenían un lugar. Canciones de origen acústico, minimalistas, simples, sólo de voz y guitarra. A su vez, luego de realizar un viaje por Uruguay y recorrer algunas de sus playas, regresé a Buenos Aires inspirado y con muchas ganas de hacer canciones nuevas. Esas composiciones  junto con los temas que venía guardando desde tiempo atrás, me hicieron sentir que había cerrado una etapa, algo me hizo un click; así empecé a  encarar un disco decidido, un proyecto, personal propio y original.

Incluís en tus canciones sonidos de ambiente, como voces o el ruido que provoca una cuchara ¿será que -como decía Spinetta- toda la vida tiene música? 

RC: –Lo que dice Luis Alberto es verdad y hasta se puede ampliar más aún afirmando que toda la vida tiene arte. Todo depende de cómo y quién mira también; al menos para mí, es mucho más lindo ver la vida con ojos de artista, por eso reafirmo esa frase. Básicamente la idea de incluir sonidos de ambiente está directamente relacionada a la espontaneidad y al clima único e irrepetible que generan esos recursos. Siempre me gustó la espontaneidad, registrar lo real, lo crudo, capturar lo fresco y quise que el disco tuviera ese carácter.

¿Por qué la agrupación se llama Roben y los Noruegos? 

RC: –La agrupación surgió en 2015 para llevar al  vivo el disco “Las cosas tienen un lugar”, que empecé  componiendo y grabando solo, pero  a medida que se fueron sumando instrumentos, todo comenzó a tomar un color más interesante. La idea de nombrarnos Los Noruegos surgió por parte de Ariel Ronchi, el bajista, y desde un primer momento Nico Valsecchi (baterista) y yo estuvimos de acuerdo, no tuvimos que reflexionar mucho: particularmente, nos identificamos mucho con el estilo nórdico folk, el disco tiene mucho de ese tipo música. Además, es como una broma, por  nuestros rasgos físicos; parecemos medio noruegos…

Dicen que existe otro mundo pero queda en este mundo ¿En qué lugar tienen espacio tus cosas? 

RC: –En la música. Definitivamente, mi espacio en este mundo es la música, y dentro de la música mi espacio está en Las cosas tienen un lugar. El disco define gran parte de lo que soy, de lo que vivencié  en una etapa de mi vida, en pensamientos. Hace poco me reencontré con mi primer profesor de guitarra de la infancia, al cual hacía tiempo que no veía. Después de escuchar el disco, me comentó que -más allá del indudable aporte del productor, Rodra López, que me ayudó a lograr ese sonido- él pudo encontrar, durante la escucha, mi ser, mi esencia. Esa respuesta realmente me sorprendió y a la vez me hizo comprender que Las cosas tienen un lugar refleja bastante mi persona, ya sea en la tocada, en la voz, en la intención, en el concepto y sentido. Muchas cosas tienen un lugar natural; estas canciones en particular, encontraron su lugar.

A la par de tus proyecto solista, están tus emprendimientos colectivos ¿por qué decidiste ser músico? 

RC: –Realmente pienso que hacer música es lo que siempre me hizo feliz, no tuve que decidir demasiado, siempre lo supe. Todo lo que rodea el hecho de ser músico me gusta. Poder transmitir algo, hacer canciones, los instrumentos, el estudio, los ensayos. También todo ese universo musical artístico te lleva a generar, como bien decís, “emprendimientos colectivos”. Pertenezco al Club de la Serpiente que es una productora encargada de la gestación de festivales y formada por integrantes de diferentes bandas del sur (Parque Fantasma, Jueves de Cine, Fordeban, Perro Astronauta, Auditores y Roben y Los Noruegos). Uno de los festivales es El festival Ultrasónica que es uno de los más importantes de la zona sur de Buenos Aires. Me  encanta ser parte de esta comunidad de músicos porque nos ayudamos  mutuamente, nos movemos en conjunto.

¿Quienes han sido -y son- tus referentes musicales?  

RC: –Entre muchos tantos en la escena nacional, Seru Giran, Invisible, Almendra, Soda Stereo, Virus. En el plano internacional podría nombrar Radiohead, Travis, JakeBugg, Nirvana, The White Stripes, King of Leon, King of Convenience, Beirut, Franz Ferdinand y muchos más. Siempre escuché mucha música internacional, actualmente estoy escuchando muchísimas bandas del género indie moderno y folk contemporáneo.

¿Cuáles son los sonidos que guardas de tu infancia? 

RC: –Mi papá siempre fue amante de la música y de chico me hacía escuchar los primeros discos de The Rolling Stones –  bastante folks –  y Creedence. Mi primer cassette fue uno de Michael Jackson que me regalaron y me encantó  y el primer disco que me compré fue “Doble vida” de Soda Stereo. Mi mamá por su lado escuchaba por aquellos días de mi infancia The Carpenters y David Bowie. Pero también me quedó el sonido del tren que pasaba a una cuadra de mi casa, en Temperley. Me gustaba ir a jugar a las vías; tengo presente el ruido  que hacían las piedras de canto rodado cuando andaba por ahí. Además, salíamos a andar en bicicletas, con los amigos del barrio,  a buscar aventuras. Me acuerdo del sonido del viento cuando me trepaba a los pinos: eso que se escuchaba en la cima del árbol no me lo olvido más. Un poco peligroso… pero inolvidable.

Roben y los Noruegos Presentan Las Cosas tienen un lugar, viernes 22 de julio La Maja Bar, Macías 589, Adrogué, Buenos Aires

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: