El Blog del Boletín

9 agosto, 2016

Entrevista. Macarena Robledo presenta su nuevo disco. Corazón Radar

Filed under: Entrevistas, Uncategorized — Etiquetas: — boletinfolkloreblog @ 23:16

Macarena Robledopor Gustavo Grosso

La vocalista y compositora presenta su nuevo disco, en el que conviven la identidad argentina y la experiencia en el exterior

Semanas después de destacarse por sus presentaciones en China y Europa, Macarena Robledo regresa a la Argentina para lanzar en la ciudad de Buenos Aires su nuevo material solista. Corazón Radar es una síntesis de la vocalista y autora. En el álbum conviven la identidad argentina de Robledo con su profusa vivencia internacional; un sonido tan propio como influenciado por el recorrido de escenarios en tres continentes.

Definís a Corazón radar como “un disco de canciones” ¿Cómo fue la génesis de tu flamante disco? ¿Cuál fue la búsqueda en las canciones que creaste para este trabajo?

Macarena Robledo: –Corazón Radar es un disco que compuse casi enteramente en una temporada viajando con la música por Asia y Europa. Los viajes son un entorno de gran inspiración: su permanente exposición a lo desconocido, a la diversidad, su aroma a aventura, la posibilidad de encuentro con uno mismo. En el caso de este disco, estaba en China cantando cada noche y tenía el día libre. Entré en un proceso creativo en el que dispuse un espacio de tiempo diario de entre 2 y 4 horas para “jugar a crear”, lo que sea que eso significara en el día. No me forzaba a producir, sino que me permitía dejarme guiar por la curiosidad o el deseo del momento. “¿Qué se te canta cantar hoy?” Broma y disparador. Fue un lujo tener y darme ese tiempo. Me interesa mucho el proceso creativo y observar lo que ocurre con la inspiración, la emoción, el trabajo. Cómo de la nada surge algo. Esa posibilidad que tenemos de materializar, de poetizar, de crear belleza donde no había nada… y su capricho: lo hagamos o no, el mundo sigue adelante. Me resulta fascinante, conmovedor.

“La canción tiene algo de irrenunciable” me dijo una vez Diego Schissi, y eso quedó en mí. En mi caso entré a la música a través de ella: Beatles, Stevie Wonder, Aretha Franlkin y de este lado Fito, Charly, Spinetta. Y a la hora de componer, ese lenguaje es el que me resulta más natural. Tengo formación en jazz, por lo que se escuchan colores “negros” en el disco, en la ejecución, en armonías, en los músicos de lujo que me acompañan. Y una curiosidad que aparece son los ritmos folclóricos como aires de chacarera, chamarrita, candombe o landó peruano. Quizás la nostalgia por la tierra en tanto viaje me conectó a eso. No fue algo buscado, simplemente ocurrió: al momento de componer afloraron esos elementos en el juego. Y no le voy a discutir a la musa, ¿no?

¿Qué músicos te acompañaron en Corazón Radar?

MR: -Pablo Motta, que es hace varios años mi compañero creativo y con quien compartimos la producción musical; Mariano Tiki Cantero y Álvaro Torres en la grabación; Tomás Fares y Mario Gusso me van a acompañar en vivo. Lujazo y regalo de la vida compartir con estos musicazos y que su sonido y su creatividad se pongan al servicio de estas canciones y le aporten tanto. En el disco también estuvieron de invitados Juan Pablo di Leone en flauta y Sergio Wagner en flugel. Un cuarteto de cuerdas con Javier Weintraub, Juan Bringas, Mariela Meza y Paula Pomeraniec.

¿Por qué cantás? ¿Cuándo elegiste ese oficio para tu vida?

MR: –Siento que en la voz hay una posibilidad de expresión tan profunda, tan verdadera, que me permite conectarme conmigo misma, con otros y con lo creativo desde un lugar de honestidad, de pureza, de autenticidad total. Es el medio que me resultó natural, posible, estimulado por mi entorno desde chica y también hacia donde me llevó la vida. Por otro lado entré en un viaje de búsqueda fascinante con el método Rabine, un sistema que aborda el fenómeno de la voz integrando conocimiento científico de áreas tan diversas como la anatomía funcional, la psicosomática, biológica, evolutiva, medicina de deporte (para el entrenamiento de alto rendimiento), aprendizaje sensomotriz, entre otras. Es una forma de descubrirnos, despertar la curiosidad y el amor por el instrumento vivo que somos. Y de ponerlo al servicio de la comunicación de la emoción, de la expresión artística, (ojalá) de crear belleza.

Llevás tu música a distintos continentes, cantás en Europa, en China ¿Qué repertorio llevás a culturas tan diferentes a la nuestra? ¿De qué se trata el Método Funcional de la Voz? ¿Por qué lo incorporaste? 

MR: –Además de mis canciones, canto algo a lo que intentamos aproximarnos como “worldmusic sudamericano”. Me gusta incorporar sonidos de mi tierra, ser embajadora de tanta música maravillosa que tenemos acá desde donde me es posible: el universo de la fusión, de ese cruce con lo contemporáneo. Creo que esa desaparición de fronteras nos atraviesa, es parte del momento histórico; y me identifica porque habla del crisol de culturas de ser porteño, lo latino, lo cosmopolita, lo globalizado y también de ser ciudadana del mundo. Así, aparecen versiones con “actitud jazzera” de autores como el Cuchi Leguizamón, Juan Quintero o Jobim, entre otros. No es casual entonces que en Corazón radar aparezcan colores de esos universos: la canción como eje, con elementos de jazz/soul y de folclores de nuestro continente.

¿Qué músicas escuchás? ¿Cuáles son los sonidos de tu infancia que guardaste para siempre?

MR: –Me interesan mucho el jazz vocal y el soul nuevos, el worldmusic latinoamericano y africano. Los clásicos del jazz siempre están a mano. De la infancia guardé en mi corazón la guitarra de mi viejo sonando antes de dormirme, fragmentos de la primavera de Vivaldi o de “Part time a lover” de Stevie Wonder que le pedía que me pusiera. Él tenía que buscarlos rebobinando en sus casettes. Era muy chica. “El amor después del amor” de Fito Paéz fue mi primer disco “adulto” cuando era una nena. Lo escuché tanto que lo pongo hoy y sé cada letra y cada solo instrumental. Luego, en la adolescencia temprana, llegarían los Beatles, y poco después el jazz.

Sos una exploradora del sonido vocal, de las posibilidades que ofrece ¿cuál es el poder de la voz?

MR: –Creo que la voz es una de las fuentes de comunicación emocional más poderosas que existe. Es un estímulo directo a la emoción. Rabine asocia y comprueba cómo el centro emocional en el cerebro está asociado a las funciones orgánicas, y su estímulo aumenta la calidad de vida. Para mí esto implica fortalecer y alimentar lo vital, la fuerza que tiende a la vida dentro nuestro y que la sostiene. Es propiciar un estado de salud que no tiene que ver con la falta de síntomas sino con la plenitud y la empatía para con uno mismo, los otros y el entorno. Explorar la voz es un modo de explorar el movimiento. Y el movimiento es vida.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: