El Blog del Boletín

29 agosto, 2016

Entrevista a Jorge Zima y Juan Vattuone. Cuando no hay medida para lo imposible, para los sueños, para las ilusiones.

Filed under: Discos, Entrevistas, Uncategorized — boletinfolkloreblog @ 1:04

FOTO JUAN Y JORGE.jpgPor Gustavo Grosso

Los artistas convergen en un disco donde unen dos estilos muy diferentes, pero con una mirada en la ironía, el humor, y el lugar asignado a la canción para sentar posición.

A estos autores, dueños de estilos diferentes, los une la necesidad de provocar, ya sea a través de la palabra cruda, la ironía, el humor o la búsqueda poética; llevados por la convicción de que una cosa potencia a la otra  y que no son expresiones contrapuestas.

Hay una puesta en escena de carácter teatral, abierta al juego. También hay tangos que quieren escapar de cierto bajón común en el género: “Yo quiero una vida más mejor y un poco de serpentina; estoy harto del dolor y de la melancolía…”

¿Cuáles fueron los puntos de encuentro para que se llegara a la edición de este trabajo discográfico?

Jorge: –Varios. A Juan lo conocí la noche que inauguramos Vaca Profana, espacio cultural que tuvimos junto a mi compañera María Laura Giménez.  En realidad esa noche cantó Fontova, pero Juan vino con él, o podemos decir que el negro lo trajo. Y Juan subió al escenario (en realidad todavía no había) y cantó un par de temas, acompañándose con la guitarra. Me quedé impactado por su polenta, y el alma que le puso a cada verso. También por su aspecto, que infundía cierto respeto, de hombre curtido y con el que no se jode. A partir de eso, comenzó a actuar con cierta regularidad en La Vaca y lo pude conocer mejor. Pude confirmar que mi primera percepción era cierta en cuanto a lo artístico, pero que su aspecto de hombre rudo no era más que un personaje, y no tardaba en aparecer luego una persona llena de ternura. Juan en sus espectáculos suele desarrollar especies de monólogos improvisados, bastante absurdos, alrededor de algunas premisas que se mantienen. Eso  me llevó a tenerlo en cuenta cuando pensaba en quién podía interpretar uno de los personajes protagónicos de la película que estaba intentando realizar. La historia fue larga, pero finalmente Juan actuó, junto a Rodrigo de la Serna y Erica Rivas, en mi segundo largometraje que se llama Boca de Fresa. Todo esto que te cuento fue forjando una amistad entrañable.

Hemos compartido muchas cosas. Lo invité a que cantara en uno de los temas de mi disco Benditos Ateos, la canción La Zunga, con la que hicimos también un video clip. Y al mencionar esto me doy cuenta que me está faltando hablar de un aspecto muy importante: el humor.  Para los dos el humor es un punto de encuentro fundamental. Nuestras conversas están siempre mechadas con imágenes cómicas o absurdas. Creemos que a través del humor uno puede expresar cosas muy profundas.

Juan: –Yo, humildemente, puedo sumar a lo que cuenta Jorge, que me encontré esa noche de la inauguración de Vaca Profana con dos seres distintos, altamente queribles y metidos en esto del arte, de verdad. María Laura, a quien a esta altura considero mi hermana, tuvo mucho que ver en mi carrera, ya que ella programaba en la Vaca y me tenía en cuenta siempre. Y a su vez, por Jorge tengo admiración y una amistad alimentada por las coincidencias en la forma de creer y de crear, desde una misma vereda. Y así se fue dando por este camino de los encuentros y coincidencias. Quiero destacar que en general cuando me embarco en un proyecto artístico me entusiasmo como si fuera la primera vez. Y siempre sin perder la sensibilidad y la mirada hacia los más vulnerables, hacia lo nacional y popular; y en ese sentido estar al lado de Jorge Zima en esta aventura no hace más que reafirmarme que no me equivoqué en elegirlo.  Como él cuando me eligió para la pantalla grande, poniendo toda su fe en que yo, sin ser actor profesional, podía desempeñarme bien y estar a la altura de ese desafío. Agradezco esta oportunidad de llegar a este disco juntos, que también es otro desafío. Dos cantautores hablando de una realidad y de una forma de abordarla, que no se suele encontrar en los medios masivos. Más bien este tipo de voces tiende a ser ocultada.

Y no es menos importante la alegría que nos da hacer esto que hacemos sin competir entre nosotros, sin zancadillas, sino todo lo contrario: potenciarnos entre nosotros para que salga lo mejor. Conservando siempre la capacidad de juego y del humor, que es una de las patas de nuestra creación.

¿Qué cuidados hay que tener con los chabones que se peinan en los baños? 

Juan: –Creo que lo dice la canción, que por otro lado es, tal vez, la más antigua de las canciones del disco.  Pero como nos dimos cuenta que sigue vigente, nos pareció bueno que forme parte de este disco y espectáculo. Hay que tener cuidado con la hipocresía y los traidores. Fuimos armando este proyecto intentando transmitir una mirada sobre la sociedad.  Una mirada de los demás y de nosotros mismos.  Nosotros no queremos ser mejores que otros, queremos ser lo mejor de nosotros mismos.

Todas las letras son de ustedes, con excepción de un tema de Alejandro del Prado ¿Por qué eligieron “Para que los gorriones vuelvan”?

Jorge:-Admiramos la obra de Alejandro. Y esta canción en particular nos emocionó desde el primer momento que la comenzamos a armar y ensayar. Nos gusta el mensaje de esperanza. En este proyecto la palabra es algo a lo que le hemos dado un lugar de importancia.  Sea a través de la ironía o de imágenes más crudas.  En este caso lo que se dice es transmitido de un modo muy poético. Y entonces nos sentimos muy cercanos a lo que expresa.  Y el arreglo también intenta resaltar la profundidad del texto.

¿Qué se podría hacer para tener una vida má mejor?

Juan: -Vivir, simplemente. Es una expresión de deseo. En realidad yo la escribí cuando estaba muy triste, y me propuse escribir desde esa tristeza pero para convertirla en algo diferente. En belleza, en humor, en ironía.  Reírme de mí, de mi propia tristeza.

Jorge: -Por eso me gustó agregarle esa parte final al arreglo del tema.  El pedido de una vida ma’ mejor toma forma de murga y carnaval carioca.  Nos proponemos que dentro de las canciones haya momentos casi teatrales, o cinematográficos si querés.

Jorge, tu búsqueda tiene que ver con el tango, el cine, las letras, la imagen ¿por qué elegiste el arte como forma de vida?

Jorge: -Me lo he preguntado más de una vez. Lo único que te puedo decir con certeza es que no lo elegí porque tuviera un don especial o una facilidad. Lo que tal vez haga más fuerte la elección. Porque a veces pasa eso de que a uno le gusta el juego que juega mejor. Y no. Yo lo elegí.  Lo elegí porque a mi nada me atraía tanto siendo un niño como el mundo de los artistas. Percibía que ahí se escondía una posibilidad de acercarse a otras cosas, a una realidad paralela. Lo elegí tal vez porque la realidad “real” me parecía aburrida, y necesitaba comunicarme para ver si a otros les pasaba lo mismo.

Juan, ¿Cuál es el aporte que te propones hacerle a la poética tanguera?

Juan: –Tal vez un aporte que yo pueda haber hecho tiene que ver con abordar temáticas que no se tocaban. Como la homosexualidad, los desaparecidos, la cocaína, etcétera. Y eso viene tal vez por el hecho de pertenecer a una generación bisagra. Quiero decir que yo empecé cantando con orquestas digamos, tradicionales, como la de Carlos Figari. Pero al mismo tiempo yo también escuchaba a los Beatles y el rock nacional. Y eran como dos mundos que parecían irreconciliables. Pero para mí no lo eran. Y entonces el mixturar esas vertientes para mí fue natural.  Y me propongo no hacer concesiones. Escribir y cantar lo que yo creo necesario, y sin aspavientos.

¿Cuál es la medida de lo posible? 

Juan: –¡Lo imposible!

Jorge: -El disco se llama La Medida de lo Imposible, y esto no tiene un significado preciso. Nos gusta lo que sugiere. Pero me parece que si lo explico mucho se va a estrechar su posibilidad de transmitir otras ideas. De cualquier manera, tal vez refleje un juego de contradicción, de paradoja. Lo imposible no se puede medir. No hay medida para lo imposible, para los sueños, para las ilusiones.

Juan: -Ni para el amor.

Jorge Zima-Juan Vattuone Presentan “La Medida De Lo Imposible” su primer CD conjunto, 

JUEVES 1° Y 8 De SEPTIEMBRE- 20:30hs, Pista Urbana- Chacabuco 874

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: