El Blog del Boletín

24 octubre, 2016

Ramiro Flores. “Es muy inspirador ver cómo tanta gente inteligente dedica su vida a la música”

Filed under: Entrevistas, Uncategorized — boletinfolkloreblog @ 12:34

 

ramiro flores1.jpgpor Gustavo Grosso

El saxofonista, compositor, arreglador y productor presenta un disco con una formación inusual: quinteto con doble batería. La cita es en el espacio porteño Santos  4040.

Después de estudiar muchos años en Estados Unidos, el saxofonista, compositor, arreglador y productor Ramiro Flores decidió hace ya varios años volver a vivir a la Argentina y hacer carrera aquí, y por estos días se encuentra presentando al público un nuevo material discográfico, con una banda inusual por su formación de quinteto con doble batería. El tercer disco del músico –El Jardín de Ordóñez– aborda un repertorio de composiciones instrumentales originales con mucho groove, ideas precisas y una imaginación frondosa.

¿Cómo se gestó este quinteto con doble batería? 

Ramiro Flores: –Empezamos tocando en cuarteto alternativamente con Tomás Sainz o Pablo González en batería, y para una fecha surgió la idea de probar tocar con dos baterías. Después de esa fecha fue clarísimo que el grupo era así, con doble batería, lo que nos dio la oportunidad de investigar mucho, en los ensayos y en vivo. Generalmente el baterista está obligado a tener la función de sostén rítmico y formal. Por ejemplo, si el baterista para de tocar inesperadamente, la música se desmorona. Pero al haber dos baterías la función tradicional del instrumento muta radicalmente, ya que cada uno de los bateristas tiene mucha más libertad y de esa manera se pueden investigar muchas posibilidades tímbricas y de orquestación. Esto le da mucha frescura y fuerza a la música.

¿El Jardín de Ordoñez es un disco conceptual? ¿Quién es Ordoñez?

RF: –Toda la música del disco está inspirada, y de alguna manera describe a un personaje ficticio, Ordóñez. En el arte de tapa del disco hay un poema sobre este personaje, en el que se describen diferentes aspectos de la vida de Ordóñez. Digamos que el poema es un intermedio entre un cuento y una descripción de un personaje, y con la música pasa exactamente lo mismo. Hay un tema inicial, que se llama “Entrada al Jardín de Ordóñez”, del que después usé el material motívico para escribir el resto de la temas. Me resultó interesante el desafío de expresar diferentes emociones y situaciones a través de las mismas melodías, pero tocadas y arregladas de forma muy diferentes. Esto también le da unidad a toda la música del disco.

Estudiaste música en Estados Unidos y te formaste como artista allí ¿cómo estás viviendo tu tiempo musical en Buenos Aires después de esa experiencia?

RF: –Volví a Buenos Aires en el 2005, después de vivir 7 años en Estados Unidos. Tuve la suerte de inmediatamente al llegar conocer y empezar a tocar con muchísimos músicos, que se convirtieron rápidamente también en amigos. Empecé a tocar inicialmente con Esteban Sehinkman y Mariano Otero, en las bandas de ellos conocí a la mayoría de los músicos con los que todavía toco en la actualidad. Hice tres discos de música mía,  toqué y toco con músicos de los más talentosos que conocí; realmente fue muy gratificante todo lo que me pasó desde que llegué a Argentina.

Sos además de músico, productor musical ¿Cómo ves el actual momento de la música alternativa en el país?

RF: –Cuando volví de Estados Unidos encontré en Buenos Aires y Argentina en general un ámbito musical muy pujante y con muchos músicos nuevos extremadamente talentosos e interesantes. Y desde ese momento la cantidad de músicos creció muchísimo, es muy inspirador ver cómo tanta gente inteligente y sensible se vuelca a dedicar su vida a la música. Y a la música que no tiene el foco en su rentabilidad, especialmente. Creo que lo que se necesita ahora es lograr que haya un apoyo mayor desde las instituciones, es crucial que a un movimiento cultural que tiene tanta energía y posibilidades se le de apoyo a través de subsidios y facilidades. También es de suma importancia que a los establecimientos donde se desarrolla esta actividad cultural se les facilite la habilitación y que no se los persiga, multe o clausure por razones completamente ridículas, como ha estado pasando mucho en el último tiempo.

¿Cómo llegaste a ser músico? ¿Por qué elegiste ser artista?

RF: –Desde chico tuve claro que iba a ser músico, incluso antes de empezar a tocar un instrumento, no sé bien por qué. Siempre tuve una fascinación por la música y por lo que me generaba cuando la escuchaba. Empecé a tocar la flauta dulce en la primaria, como la mayoría de los chicos, y después quise tocar el trombón. Yo pensaba que el trombón se llamaba saxo, entonces le dije a mi mamá que quería clases de saxo. Cuando llegué a la clase y vi el saxo, igual me puse contento porque era un instrumento que se soplaba, dorado y que brillaba, así que enseguida me enganché y desde ahí supe que iba a ser saxofonista. Con el tiempo fui descubriendo que la música además de ser algo que me encantaba hacer, era algo que tenía una carga muchísimo más importante que la de ser sólo una forma de entretenimiento. Lentamente y hasta ahora fui descubriendo la profundísima dimensión espiritual de la música. Cada vez más siento a la música como una disciplina de la que aprendo, que también hace mucho bien a los demás, que me ayuda a conocer a los demás, y a las cosas del mundo en general. La veo como un lenguaje, un lenguaje que habla de otras cosas, de cosas muy importantes que de otro modo no pueden ser expresadas.

¿Qué músicas escuchás? ¿Qué músicas y sonidos de tu infancia te quedaron guardadas para siempre?

RF: –Escucho muchas músicas diferentes. Siempre fui de la música clásica, ahora estoy escuchando mucho Mozart, por ejemplo. También mucho jazz, por ejemplo Miles Davis, Sonny Rollins, Coltrane, Charlie Parker. También Spinetta, Charly García, los Beatles. Esos serían los estables de mi discoteca, a grandes rasgos. Después tengo épocas donde me obsesiono con algún artista o tipo de música y escucho sólo eso. Por ejemplo, los que me acuerdo ahora son D’angelo, Anderson Paak, Pixinginha, The Wailers, Sigg Ragga, Led Zeppelin, Weather Report, Huevo, Chris Potter e infinitos más. Tengo el recuerdo de chico de escuchar mucho tango en mi casa, de hecho yo creía que toda la música era tango, después me fui dando cuenta de que había otras músicas. Eso, no se si se escuchará, pero siento que me influyó mucho, especialmente en mi concepción de las melodías. Había un cassette de Nino Bravo en casa que me encantaba, hay una grabación de cuando yo tenía dos años cantando arriba de “Libre”. Esa canción me emocionaba mucho.  Y ya de más grande tuve el cassette de Thriller, de Michael Jackson, On Broad Street de Paul Mc Cartney y una compilación de los Beatles que se llamaba el álbum de Oro, que los escuché millones de veces. Aparte mi mamá cantaba lírico y mi papá tocaba el acordeón.  Siento que la música que sale de mí ahora está muy imbuida de estas influencias, es como si todas las melodías que estaban en esa música se mezclaran en el recuerdo y salieran, después de años, una vez más a la superficie.

Ramiro Flores presenta nuevo disco el jueves 27 de octubre a las 20.30 en Santos Dumont 4040 – CABA

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: