El Blog del Boletín

26 abril, 2016

Manu Sija presenta su disco Trío en Vivo en Buenos Aires. El huracán tucumano

Filed under: Discos, Entrevistas, Uncategorized — Etiquetas: , , , — boletinfolkloreblog @ 12:47

Manu-Sija-bajaEl joven y talentoso multi instrumentista presenta los jueves 28 de abril y 5 y 12 de mayo en Bebop, un disco de raíz folklórica  donde se dio el gusto de improvisar sobre clásicos, en base lo recogido en sus 20 años de músico.

“Desde chico enloquezco con cualquier instrumento musical y siempre tuve la obsesión de querer tocar todos los posibles”. Dice el multi instrumentista tucumano Manuel Sija, que con 27 años ya ha recorrido un buen camino en la música como compositor e intérprete.

Nació en Balderrama, Simoca, localidad tucumana famosa por su feria anual, por ser la capital nacional del sulky y por aquella zamba que compusiera el Chango Rodríguez y se hiciera famosa en la voz del Chango Nieto. Otro chango, el Manu, comenzó a los 7 años tocando de oído la guitarra, con profesores particulares luego, y más tarde -a los 9- ingresó en el conservatorio, donde  aplicó ese oído atento al desarrollo de la faceta académica.

Integró Matacos, banda de folklore donde Christian Herrera, su amigo coterráneo era la voz cantante y se llevó las miradas y los oídos atentos (también los aplausos) como violinista de Jorge Rojas, hasta hace unos meses. Compartió escenario con Carlos Vives, Soledad, Liliana Herrero y más, acompañó (y acompaña) a la colombiana Marta Gómez de gira por Latinoamérica y Juan Falú lo recomendó como uno de los músicos jóvenes con más talento. Pat Metheny puso el ojo en un video casero donde interpretaba un tema de él y se llegó  a verlo tocar en un pub de Nueva York, mientras Sija se encontraba girando por la Gran Manzana junto a Andres Rotmitrovsky en bajo y Franco Pinna en batería.

Manu Sija desembarca en Buenos Aires con sus compañeros del trío con el que grabó un disco en vivo (el segundo de su carrera solista, el primero fue Egolimpios), casi sin proyectarlo según dice, que salió redondo. Junto a Guido Martínez en bajo y Juanjo Bravo en batería, “Trío en vivo” se presenta en tres jueves 28 de abril y 5 y 12 de mayo en  Bebop Club.

Trío en Vivo contiene 12 temas, algunos clásicos recreados con improvisaciones que alcanzan puntos altos de fusión, pero que mantienen la esencia original de obra: “Perdido hei andao”, “A Tucumán he vuelto”, “Copla y viento”, “Casamiento de Negros” y “La Jardinera” (homenajes a Violeta Parra), “Juntarnos” interpretada con el autor, el tucumano Lucho Hoyos (y elegida Canción para el Bicentenario de la Independencia en Tucumán a partir de la grabación de esta versión); “Por Qué”, clásicos de su tierra como “Zamba del grillo” y Luna Tucumana”, y de la música popular latinoamericana, como “Los Grifiñafitos” y “Venme a Buscar” de Henry Martínez.

Antes del debut en Buenos Aires, Manu conversó con Boletín Folklore sobre su música, su trabajo como arreglador, productor, compositor e intérprete y la presentación en Bebop de su nuevo disco

¿Cómo surge la idea de grabar el disco Trío en Vivo?

Manu Sija: –Fue algo impensado, yo venía haciendo arreglos hace tiempo y los venía probando con amigos, pero a partir de haber hecho un viaje a Nueva York, decidí armar algo conmigo al frente y fue ahí que pensé hacerlo con estos dos músicos que me acompañan, Juanjo y Guido. Empezamos a ensayar y armamos una gira de tres shows, en Salta, Asunción y San Miguel, estos últimos en Tucumán. Cuando hicimos el primer show, salió muy bueno, al menos a nosotros nos gustaba mucho, y entonces yo empecé a pensar en que el tercero lo podríamos grabar, como para que haya un registro a ver si pasaba algo, o simplemente para tenerlo. Llamamos a unos amigos que filman, y llevamos los equipos de mi estudio para grabar en el Teatro Alberdi. Días después del concierto lo escuchamos entre los tres y nos encantó, y fue ahí que decidí editar los videos y las pistas para que se convierta en el registro que hoy tenemos.

En cuanto a las improvisaciones, algunos músicos confiesan que tienen una base y luego surge ésta desde allí ¿cómo sucede con tu música?

MS: –La mayoría de los arreglos están ya pautados pero luego, en el momento de hacerlos no son tan pensados, justamente un periodista me preguntaba hoy por la tapa del disco (un músico sin cabeza) bueno, eso  implica más o menos lo que quiero decir. El disco no tiene cabeza, no está tan pensado sino que es una cosa natural de aprendizaje, desde la música de raíz hasta toda esa mezcla que sale y me surge en el momento en el que estoy creando. Por ejemplo, en la versión que hicimos de “Zamba del Grillo” no hay nada armado, a veces sale así como está en el disco y a veces no, pero ese es el riesgo que me gusta, y está bueno tomarlo. En cuanto a las improvisaciones, unos siempre piensa en el jazz o en el blues, pero en el folklore nunca piensa, o pocas veces en una guitarra  improvisando, pero en violines, bajos, uno rara vez piensa en el folklore improvisado.

¿Considerás a éste un disco de folklore, o pensás que tu música va más allá a pesar de haber hecho gran parte de tu carrera en el género?

MS: –Yo pienso que el disco no está catalogado como folklore, más bien lo pienso como una música de raíz, ligada al folklore. Tiene elementos de muchísimas otras músicas y eso también es nuestra intención, mostrar mucha músicas sonando a la vez.

Preguntaba porque uno siempre te asocia al folklore, por tu participación en Matacos y la banda de Jorge Rojas. Pero cuando uno escucha el disco empieza a hurgar un poco en tu historia, comienza a ver que hay elementos de otras músicas arraigados muy fuertes en tu impronta. Pat Metheny por ejemplo, y un encuentro nada casual…

MS: –Mi raíz personal ha sido folklore toda la vida, hago música desde los ocho años y sigo. El 20 de junio sale un disco producido por mí  para el Chaqueño Palavecino, mi música de raíz es folklore, pero a lo largo de mi vida he conocido y estudiado muchas músicas de las cuales me he ido enamorando, y por ahí, en esto de tener absoluta libertad como solista, puedo darme el gusto de poner todo lo que me gusta e imprimir mi sello. Respecto a lo de Pat, yo hice en el 2012, una canción de él que se llama “First Cicle”, tocando todos los instrumentos, lo subí a youtube y él lo vio, pasó el tiempo y en noviembre de 2015 lo conocí, cuando fue a un concierto que hice en Nueva York. Me invitó a su casa y estuvimos tocando algunos temas juntos.

También hay otros nombres en tu carrera, como Marta Gómez, Carlos Vives, Juan Falú, un músico bastante estricto en cuanto las formas folklóricas, que dijo que admira tu trabajo de improvisación

MS: –Es muy sorprendente, incluso con el trío grabamos una canción de él con Pepe Nuñez, y Juan comentó en el video agradeciendo. Dijo cosas muy lindas, considerando que a él le gustan las versiones más acústicas. Con Marta Gómez comencé a trabajar a través del contacto de gente en común, y pronto volvemos  salir de gira.

En este disco versionaste a varios tucumanos, como Leda y El Chivo Valladares, Lucho Hoyos, Falú y el mismo Yupanqui que cuya obra en Tucumán es también referente. ¿Cómo lo han tomado tus coterráneos?

MS: –Por lo que yo recibo en las redes sociales al parecer bien, hay muy pocos que están enojados particularmente con la versión de “Luna Tucumana”, pero no son precisamente tucumanos. Hay como una cuestión ortodoxa en el folklore, que nos los deja ver, incluso me han dicho que yo no soy un folklorista, o que no se nada de folklore. Esa canción es la primera que aprendí a tocar con la guitarra, es muy común que te enseñen los primeros pasos con ese tema por los escasos acordes que tiene. El arreglo de “Luna…” nació como una improvisación en un video en el cual la toco sin haberla pensado ni hecho antes, estoy yo solo sentado con una guitarra, y me salió así, me surgió después de veinte años de haberla aprendido, y de haber recorrido un camino de veinte años, y de conocer mucho la canción. Respetando la melodía, hay un montón de elementos nuevos, parte de un proceso de incorporación de todos estos años de música.

¿El conservatorio te dio ciertas maneras de tocar o interpretar la música popular?

MS: –He tenido una forma rara de aprender. Yo conocí la música académica a los 9 años, todos los años anteriores aprendí con profesores particulares de folklore, o de oído, fue un período de desarrollar intuición y oído,  y cuando entré al conservatorio tuve mucha facilidad para aprender y adelanté varios años.

Este disco se presenta en un ciclo de tres fechas. ¿Cómo se preparan para los conciertos y qué viene luego?

MS: –En este ciclo tendremos algunos invitados, pero básicamente estaremos con el trío obre el escenario, más Guido Bertini tocando un par de canciones con el hang. Y luego tengo una gira junto a Marta Gómez en Ecuador

Pao De Senzi

Manu Sija presenta su disco Trío en Vivo
Jueves 28 de abril, 5 y 12 de mayo a las 21hs. en  Bebop Club, Moreno 364 (subsuelo) – CABA. Entradas $ 130, a la venta a través de www.bebopclub.com.ar o en Aldo´s Restaurante (de 12 a 20 hs). Info al 4331 3409 o 4343 0823 

Fanpage de Facebook: https://www.facebook.com/manusija

Video: https://www.youtube.com/watch?v=5V-ISCtjRJQ

27 enero, 2016

Cuarta Luna parte dos. Cosquín a los pies de Soledad

Filed under: Festivales, Uncategorized — Etiquetas: , — Pao De Senzi @ 15:33

sole y rojasLa artista santafesina celebró sus veinte años sobre el escenario del festival con una grilla artística que convirtió a su set en otro festival dentro de la cuarta luna.

Noche de celebración y de cumpleaños, había dicho eufórico, el maestro de ceremonias Claudio Juárez apenas se apagaron los fuegos artificiales en la cuarta luna de la edición 56ª de Cosquín.

Y vaya festejo. Con alfombra roja y todo, la cuarta fue  la noche en la que Soledad Pastorutti festejaba 20 años desde aquella vez que subió al escenario Atahualpa Yupanqui, vestida de bombachas negras, camisita blanca y chalequito de cuero marrón. “Simplemente Soledad” la presentaba en aquel momento Julio Márbiz y repetía ahora en las pantallas mientras que la mujer de hoy aparecía con su figura esbelta, de impecable negro, sobre el escenario. Con el mismo carisma, la misma sonrisa y el mismo ímpetu, miraba emocionada la plaza rebalsada de gente.

Más allá de los misterios, las especulaciones y las sorpresas, Soledad convirtió al menos una parte de la cuarta luna, en luna propia. Detrás quedaron los artistas que con esfuerzo y dedicación, entregaron momentos luminosos sobre el escenario, cada uno de ellos construyendo una parte de la historia del festival que en esta edición sorprende, moviliza y emociona.

Para Soledad y sus fanáticos (que en gran mayoría ocupaban la plaza) esa  fue su noche. Entonces había que organizar la fiesta dedicándose hasta el último detalle. Luego de la presentación, el duplex entre las pantallas y el vivo, la encontró en ambos lados acompañada de sus guitarristas originales tocando al frente del escenario “Salteñita de los Valles” y luego de invitar a “su compañera”, como la llamó a Natalia Pastorutti, juntas –también como entonces- cantaron “A don Ata”, el caballito de batalla con el que la artista nacida en Arequito se hizo conocer en cada punto del país.

Luego, vendría el desfile incesante de artistas que de una manera u otra acompañaron los veinte años de la Sole, cada uno de ellos con un tema emblemático de su historia musical: con el gringo Julián Ratti, “Lejano potrerito”; con Víctor Velázquez … con Yamila Cafrune “A mi madre”, con Mario Boffil “Cantalicio y su acordeón”, con Marité Berbel, -en una de las páginas más bellas y emotivas de la noche-, “Amutuy” y con Los 4 de Córdoba “Del Norte  Cordobés”.

Más allá de algunos baches originados por el propio devenir de los cambios de la noche, el concierto (de más de tres horas), que parecía hecho a medida de su protagonista y de su público, si bien no tuvo la agilidad de los show de Soledad, si, entregó momentos donde la emoción embargó a la artista y la platea. En silencios abrevó la euforia cuando al oído, Fatiga de Los Manseros le aconsejaba que nunca dejara de cantar (los santiagueños la acompañaron en “Chacarera para mi Vuelta”), o cuando Raly Barrionuevo, subió a compartir la “Luna Cautiva” de Chango Rodríguez, casi susurrando. Luego el griterío volvería para Luciano Pereyra, que arrodillado a sus pies le cantó la “Zamba para decir Adiós” y con Jorge Rojas a dúo en “Esperando Tu regreso”. Previamente, se  habían sumado Cuti y Roberto Carabajal y Facundo Saravia en momentos también emotivos.

Si el plato fuerte de la noche era Soledad, dentro de su set había dos momentos tan esperados como misteriosos. El primero, -que no sucedió-, era que de acuerdo a la presencia de Los Nocheros y Jorge Rojas se especulaba con una juntada a instancias de la cumpleañera, pero Nocheros aparecieron casi al final para cantar “Las Moras” y Rojas ya se había ido de la plaza para ese momento. El segundo misterio se develó apenas Abel Pintos apareció desde un costado del escenario en la segunda estrofa de “Tocando al Frente”, y fue uno de los más celebrados. “Qué bueno que pasen estas cosas y que exista Soledad, porque a través de ella los chicos jóvenes volvieron a tener una oportunidad sobre el escenario”, dijo el artista de Ingeniero White, apurado por la grilla y el bis (único de todos) que irremediablemente tuvo que hacer ante el pedido de la gente. Rojas y Pintos no fueron parte de la grilla de Cosquín este año, sin embargo, no pudieron decirle no a Soledad.

Más invitados: Los Tekis, Los Alonsitos y El Chaqueño, compañeros del camino de la cantora, fueron también parte de la noche. El Chaqueño ha sido muchas veces anfitrión de la artista y con Los Tekis y Los Alonsitos, fue que creció a la par. Así que había que cantar para celebrar. Con el salteño “Alto Verde Querido” en otro homenaje a Guarany; con los correntinos “Kilómetro 11” y con los jujeños y Natalia, “Tren del Cielo”.

Casi en el cierre, volverían algunas canciones a tenerla sola sobre el escenario, aunque faltaba acaso el momento más emotivo-de todos- los de la noche. Previo a la juntada del final, recordó a quienes también estuvieron a su lado en camino. Aunque ausentes, siempre presentes, como Mercedes Sosa y Horacio Guarany, que replicados en las pantallas revivieron la emoción. Guarany le dedicó un mensaje en vivo y ella le devolvió con “Nada Tengo de ti” de su autoría. Y Mercedes apareció en pantalla junto a ella, en un histórico concierto en ese mismo escenario donde cantaron juntas por primera vez.

La noche siguió más allá del saludo final, ya con la fiesta trasladada a la platea, y el clásico cierre de sus conciertos, nuevamente “Tren del Cielo” y  el revoleo de los ponchos, las remeras, los buzos, mientras los ojitos brillosos -ahora miles- se multiplicaban en la pantalla

La noche había terminado y la llave de Cosquín había que devolverla. Pero cuando se apagaron las luces y quedó el murmullo de la gente que enfilaba hacia la calle, siguió flotando en el aire el recuerdo de una noche inolvidable, de esas que difícilmente vuelvan a repetirse.

Pao De Senzi

22 septiembre, 2015

Jorge Rojas en el Espacio Quality. Una década de siembras y cosechas

Filed under: De Gira — Etiquetas: — Pao De Senzi @ 15:17

 

Foto: Carlos Paul Amiune

Foto: Carlos Paul Amiune

El músico celebra diez años de carrera solista, con cuatro conciertos en Córdoba donde presenta nuevas canciones y recorre los temas de su repertorio. La crónica de la segunda noche

Van diez minutos de concierto en el Espacio Quality de Córdoba y Jorge Rojas, de impecable traje negro, camisa y corbata grises, ha mencionado el paso del tiempo varias veces. Acaso hoy, a los 40 años y con más de 22 sobre los escenarios, eso haya sido una parte fundamental de su pensamiento en estos días, en que cumple una década como solista. Uno de los temas con los que abrió la noche, precisamente habla de ese tiempo, y éste, como el artista que hoy es, con nueve discos a cuestas, infinidad de conciertos, acciones solidarias en el norte del país y proyección internacional.

Serenidad, quitarse culpas, ir detrás de la felicidad, perder el miedo, apostar a ganar, parir versos son frases sueltas que encajan en “De eso se trata”, el tema de la colombiana María Isabel Saavedra que eligió Rojas como corte de su nuevo disco Hoy, con el que celebra diez años de carrera. Esas frases también parecen ser parte de este presente del artista nacido en Neuquén y criado en el Chaco Salteño.

Sin bucear demasiado en su paso por Los Nocheros, (sólo un tema en el final de la noche –No saber de ti-, y las anécdotas de su hermano menor  Alfredo, recordaron su paso por el grupo), Rojas ofreció más de dos horas de canciones en la segunda de cuatro noches colmadas en el Quality, el lugar de su despegue como solista. Una forma de devolverle a la ciudad que le brindó la confianza y el cariño apenas dejó el cuarteto que integraba con los hermanos Teruel y Rubén Ehizaguirre.

En este nuevo ciclo de conciertos, Rojas ha decidido apostar a su trabajo como solista, aunque en el segmento central haya invitado a sus hermanos, Lucio y Alfredo a cantar folklore. La primera hora de show lo tuvo como absoluto protagonista, interpretando temas de todos sus discos. Esta vez no hubo malambo, ni parejas de baile ocupando los primeros minutos del espectáculo. La oscuridad del escenario lo descubrió bajo un haz de luz cantando “De eso se trata” y “Hoy” de Gian Marco Zignago (ambos de su nuevo disco), “La Vida”, “Uno Mismo”, “Sin Memoria”, “Por si Volvieras”, “Vuelves”, “El Secreto de tu vida” y “El Último deseo de Navidad” entre otras.

Lucio y Alfredo se sumaron en la segunda parte de la noche para cantar chacareras y zambas, como “De esas que te hacen llorar”, “Murallas”, “Que lindo es volver a Verte”, “Marca Borrada”, “Una sola voz” y “Milagro de amor”, entre otras. La soledad del comienzo se convirtió en compañía, con los cantores sobre un imaginario patio de tierra. Los Rojas aprovecharon para anunciar sus próximos pasos (Lucio comienza una etapa como solista y Alfredo, luego el ACV que sufriera hace unos años, tendrá un tiempo de recuperación) y recordar algunas anécdotas cotidianas, relatadas graciosamente por el hermano menor, que en el final hasta se dio el gusto de cantar una cumbia.

Para la última parte del concierto, quedaron las palmas y la seducción puesta en función de las damas de la platea, con el ritual de leer los carteles de las fanáticas y bailar para ellas. Jorge Rojas invitó a dos artistas colombianas, Anabella y Andrea Bottero, a quienes conoció en una gira por aquel país, y han venido especialmente a visitar al cantante, que por un rato desapareció de escena para ofrecerles el espacio a ellas.

De los cuatro conciertos previstos (19 y 20, 26 y 26 de septiembre) para Córdoba, quedan dos para echar por la borda aquella frase que dice que 20 años no es nada. Acaso la primera década haya sido de aprendizaje y en la segunda, Jorge Rojas haya aplicado todo eso en su proyecto solista al que le sacó el máximo provecho. Eso no sólo lo demuestra el caudal de su voz -cada día canta mejor-, sino también en la calidad de los espectáculos que ofrece. La puesta en escena, de factura impecable, el ida y vuelta con su público, la calidez de su discurso, la simpatía y una banda de talentosos músicos (Antonio Serrano en bandoneón, Mauricio Griotti en piano, Marcelo Cáceres en guitarras, Lautaro Rojas en percusión, José Gómez en bajo y Achi Bevilacqua en batería) que lo acompañan, son parte del trabajo puesto en función de su historia a lo largo de los años. Está claro, en tanto es un artista que ha logrado convertir en éxito cada proyecto. El detalle a tener en cuenta es su condición de artista independiente, algo que no siempre es sinónimo de popularidad y masividad. Rojas lo ha logrado y eso es un buen motivo para tenerlo en cuenta.

Pao De Senzi

 

31 marzo, 2015

Gustavo Chazarreta. “Uno nunca sabe hasta dónde puede llegar la canción”

El músico nacido en Córdoba con raíces santiagueñas presenta su cuarto disco como solista, “Para Pelearle al Silencio”. Lo presenta en Córdoba el próximo 24 de abril, en Cocina de Culturas. En esta entrevista repasa su nueva produccion, y habla sobre su posición en la actualidad como artista independiente

Muchas veces, las raíces signan los caminos. Gustavo Chazarreta es hijo de la raíz folklórica de su padre, santiagueño que llevó y le heredó el apellido ilustre, y de su madre, cuya vertiente histórica tiene entre sus filas a un maestro llamado Ildo Patiarca. Así, Gustavo, nacido en Córdoba, cantor trashumante, (porque es cantor quien pone en su voz las cosas de los pueblos), compositor, productor, artista independiente, llega a la música desde muy chico con su destino de caminar el folklore. Su carrera es tan prolífica que si bien se puede resumir en cuatro discos (Tierra de Soles, Refugios del alma, Esperanzando y el recientemente editado Para Pelearle al Silencio), va mucho más allá de su trabajo solista, desde la formación Los Chazarreta que integraba junto a su hermano Oscar y su primo Martín Morini, -con dos discos a cuestas-, hasta su trayecto en solitario y el despegue como compositor de una nueva generación de creadores del folklore a los que hay que prestar oído y atención.

La carrera de Chazarreta es un ida y vuelta con sus referentes, y sus contemporáneos, desde Peteco Carabajal, Duo Coplanacu, Raly Barrionuevo, Elvira Ceballos, Los Tekis, hasta el Chango Spasiuk. En su último trabajo comparte voces y canciones con Horacio Banegas, Jorge Rojas, Fran Lanfre, el dúo formado por Manuel Orellana y Rodolfo Lucca y Vicky Bianchi, su madre, acaso otra referencia en su carrera y su vida.

 

Para Pelearle al Silencio es una frase fuerte y comprometida, como las canciones de Gustavo. En este trabajo le pone su firma a doce composiciones, de los 14 que completan la producción independiente, que el artista presentará el próximo viernes 24 de abril en Cocina de Culturas, el espacio cordobés del Barrio Bella Vista.

Desde La Plata, su lugar de residencia, entre actuaciones y ensayos previos Gustavo Chazareta dice

“Para pelearle al silencio” tiene significados varios. En primer lugar es una sensación mía que en los últimos tiempos me ayudó a no tener silencios en donde no me siento cómodo. Las preocupaciones, los pensamientos negativos o pesimistas generan silencios incómodos a mi manera de sentir, de ahí es donde la mejor manera que encuentro para pelearle a esos silencios es por medio de la música, de esa forma todo se resume a una sensación de bienestar por lo menos en ese momento.

Por otro lado también es el título del aire de chacarera que grabamos con (el dúo) Orellana-Lucca y la letra habla un poco de los silencios culturales que estamos viviendo, por muchos motivos. Silencios que necesitan convertirse para poder volver a la Cultura que muchos quieren y no tienen.

La lista de temas del disco se reparte entre composiciones propias (“La voz de un pueblo”, “Con mi guitarra y mi libertad”, “Zamba sin dueña”, “El pan de los recuerdos”, “El paisaje de sus días”, “Para pelearle al silencio”, “Grito Herido”, “Hermano del río”, “En cada copla sentida” y  “Mujer de madera”; y  otras en conjunto con Marcelo Lange, “Soy viento norte”  e “Irico”. “Florcita viajera”, de Pancho Cárdenas y “Chacarera del bombisto” de los Hermanos Ríos y Carlos Carabajal, son dos clásicos que completan el repertorio.

GCh: –Las canciones tienen distintos momentos y épocas. Hay algunas como “La Voz de un Pueblo” y “Hermano del río” que ya tienen algún tiempo de escritas, desde el 2009 y 2011y otras como “Mujer de Madera” que fue escrita en 1997 aproximadamente y es una de las primeras canciones mías que me animé a incluir en el repertorio. En este disco hice una re-versión de la original. Hay otras en cambio más nuevitas que han ido surgiendo en el proceso de armado del disco hasta llegar a quedar definitivas.

¿Qué cosas inspiran tus canciones? 

GCh: –La inspiración viene de vivencias propias, pensamientos, sensaciones. Este disco tiene mucho de naturaleza, por caso el loncomeo “Grito Herido”, que habla a las claras de la manera en que estamos atacando todo lo natural y las consecuencias que eso trae a futuro. “El pan de los recuerdos” también habla sobre la sensación de ver el río de distintas maneras y compartir con él algunas etapas de nuestra infancia y posteriormente nuestra adultez. Y hay otras como “La Voz de un pueblo” que es un homenaje a todas las voces que hacen algo por nuestra cultura, desde lo más chico a lo más grande, todo es importante si suma. Y desde nuestro lugar de lucha me animo a decir: “no han de matar nuestro canto voces que vienen de afuera, la seguiremos peleando con Zambas y Chacareras”. 

En el disco hay invitados, siempre te rodeás de referentes y contemporáneos en tus trabajos, lo que habla de tu apertura y solidaridad. tu madre ha tenido participación en este trabajo… 

GCh: –Siempre tuve la posibilidad de grabar con artistas que admiro y respeto, ellos se han hecho eco de eso y no han tenido reparos en poder compartir en cada trabajo que realice, por eso soy muy agradecido siempre. En esta oportunidad compartí mis canciones con Jorge Rojas, Horacio Banegas, Fran Lanfre, el dúo Orellana-Lucca y la emoción más grande fue poder cantar junto a Vicky Bianchi, mi madre querida. Ella me regaló su hermosa voz en “Florcita viajera”, una canción que desde mi infancia la aprendí escuchando cantar a mi madre. Todos han aportado su enorme talento artístico y le han dado su impronta a cada canción, pero lo más importante para mi es que con todos me une un gran afecto a nivel humano, son excelentes personas y para mí eso es lo más importante.

Para Pelearle al Silencio es tu cuarto trabajo como solista. En tu carrera independiente y prolífica has tenido varios puntos altos, encuentros, y demás, sin embargo te movés dentro de un circuito aun independiente. Es una forma de encarar tu carrera. ¿Cómo se logra esa dicotomía?

GCh: –Como bien decís, he tenido momentos de gran satisfacción y he cantado en muchas ocasiones en lugares impensados para mí por lo menos en los comienzos de este camino. Después de grabar ”Tierra de Soles” en el 2005 fui invitado por el gran Juan Alberto Badía a su programa Badía en Concierto. En 2006 como soporte del show de Mercedes Sosa en la Avenida Irigoyen en Córdoba, ante 36000 personas. Fui elegido por la Secretaría de Cultura de Córdoba para representar a la ciudad en Guadalajara, México y muchísimas cosas más, además de compartir siempre con artistas que son referentes para mí. Pero esas luces no siempre significan un salto en tu carrera inmediato. No hay que creerse nada y seguir trabajando para lograr lo que uno pretende personal y artísticamente. Me gusta moverme en todos los ambientes y eso hace que nunca pierda el eje y el horizonte que he trazado. Lo de seguir siendo un artista independiente tiene varios motivos, algunos elegidos y otros por suerte, destino o vaya a saber qué cuestión. Hay artistas que de un día para el otro pegan un salto enorme y eso les da exposición inmediata. Quizás en mi caso como el de muchos que conozco y admiro hemos elegido el camino más largo y difícil, más aún apostando a un cancionero de temas propios. Voy dando pasos cortos pero seguros. La satisfacción a la larga es mucho más linda y duradera.

¿Es difícil componer desde el folklore y sobre el folklore y sonar simple y puro hoy que  hay tanto ruido y fusión dando vueltas ?

GCh: –Ese es un tema complejo por momentos ya que siempre está en la discusión si hoy en día se hace folklore o no. En mi caso pienso que siempre he tratado de mantener una coherencia artística y me muevo a partir de eso. Canto lo que aprendí de mis mayores y eso transforma de alguna manera las vivencias actuales para poder convertirlas en canción. Pero también soy abierto a muchos géneros musicales, no quiere decir que los aplique directamente en mi repertorio pero respeto a quienes lo hacen. No soy un folklorista ortodoxo ni mucho menos, me gusta cambiar la sonoridad en mis discos y disfruto mucho de la búsqueda, algunas veces más poderosa desde lo sonoro y otras veces más acústica, que también la disfruto. Con respecto a las fusiones.  también las hice pero desde otro punto de vista, me gusta cuando el eje principal sigue siendo la base de lo que uno defiende y no esas fusiones que no entendés que son, una cosa es fusionar y otra es hacer una mezcla inentendible de estilos.

¿Qué opinión te merece la actualidad de la música popular, siendo compositor, sobre todo? 

GCh: –Creo que no pasa por un buen momento y aquí doy mi explicación. Una cosa es lo que existe y otra muy distinta es lo que se conoce a nivel masivo. Por distintos motivos hay artistas que no tienen el espacio que se merecen, al menos para ser conocidos masivamente y eso hace que al ojo de mucha gente la actualidad musical siempre sea la misma desde el boom del mal llamado “folklore joven”.

Me gustaría que haya más festivales independientes y a la vez que la gente se acerque a ver que en esos festivales hay músicos tremendos con grandes propuestas para dar. Me gustaría más difusión de nuestra música. Siempre digo lo mismo, respeto toda la música, nacional y extranjera… pero primero me gusta darle prioridad a lo que se hace en el país donde vivo, para eso peleo codo a codo con todos los artistas colegas que piensan que se puede lograr. Me gustaría que mucho público pueda acceder a esas propuestas, sin quejarse del valor de una mínima entrada y sabiendo que va a ver y escuchar algo que les va a llenar el alma. No quiero más frases como “siempre es lo mismo” o “tenemos lo mismo porque no hay nada nuevo para mostrar”… hay que investigar y dar espacios para ver qué tenemos para llenar muchos festivales. Por último tiene que haber una regulación para que los espacios que hay puedan seguir existiendo y que se generen otros nuevos, cada vez quedan menos lugares donde poder presentar una propuesta como corresponde.

¿Qué camino tomará este disco, además de la actuación en Cocina de Culturas ? 

GCh: -Tomará el camino donde la gente quiera escucharlo, la idea es llegar a todos los rincones, cuestión complicada para el artista independiente pero uno nunca sabe dónde puede llegar la canción, las sorpresas son infinitas. Por el momento tenemos programadas fechas en Cordoba, el interior de la provincia. También en Capital Federal, La Plata, Rosario, Santa Fe, Santiago del Estero y alguna gira por el sur del país.

Para pelearle al silencio tiene como foto de portada una imagen que bien puede hablar de pasado y futuro. Es Gustavo junto a su pequeño hijo, guitarra, bombo y charango junto al músico, que con los brazos abiertos recibe al niño. Pasado y futuro . El presente es la música.

El disco fue grabado en 2014 en Estudios Argot de La Plata. Fue masterizado en Estudios Desdémona (Córdoba). La producción artística es de Gustavo Chazarreta, el diseño y arte de Esteban Fernandez. Artistas invitados: Jorge Rojas en “Zamba sin dueña”, Orellana-Lucca en “Para pelearle al silencio”, Horacio Banegas en “Irico”, Vicky Bianchi en “Florcita viajera” y Fran Lanfré en “Grito Herido”.

Músicos: Pablo Rodriguez (guitarras), Charly Palermo (bajo y contrabajo), Pablo Vignati (Percusión, batería y quenas), Ramiro Visintín (piano), Benja Molina Chazarreta (violín y viola), Esteban Fernández (bombo legüero), Leonardo Colman (guitarra), Omar Moreno (Pifilka, Norquin, trompe y Kul Kul), Matías González Acuña (mandolina), Gustavo Chazarreta (guitarras, bombo legüero, bichito cordobés, accesorios y voces).

Pao De Senzi

Gustavo Chazarreta presenta “Para pelearle al silencio”
Viernes 24 de Abril, 22:30 hs
Cocina de Culturas, Julio A Roca 491, Córdoba

26 marzo, 2015

Comentarios de discos: Los Rojas “A mi Pueblo”. El regreso a la simpleza

Filed under: Discos — Etiquetas: , , , , , , , — Pao De Senzi @ 14:33

los rojasAunque parezca difícil remontar hacia lo simple una carrera donde un estilo se impone no sólo en los discos sino en los conciertos en vivo, y la taquilla responde de manera magnífica, algunos artistas siempre tienen un lugar para darse el gusto, y darlo a quienes esperan algo más de lo que ven y escuchan.

Es el caso de Jorge Rojas, quien en los últimos años lidera el mercado de la música popular ligada al género más pop, a la par de otros como Abel Pintos, aunque este último, ya más alejado del folklore que el primero. Contrariamente al artista bahiense, Rojas nunca ha dejado de incluir  en sus actuaciones alguna chacarera, una zamba o una saya a pesar de que el alto porcentaje del repertorio siempre gira hacia lo melódico y latino. Siempre acompañado de sus hermanos Lucio y Alfredo, y a pesar de que cada uno ha incursionado en otros géneros, acompañan sobre el escenario al mayor, con algunos solos en los que muestran sus talentos individuales.

Ahora bien, Los Rojas, – se sabe- son cantores de guitarreada, sin lugar a dudas, en sus apariciones caseras, cotidianas, o en el festival solidario que organizan cada año en el departamento Rivadavia, al norte de Salta vuelven a encontrarse con esas voces de cantor de tierra que llevan dentro. Por eso, de vez en cuando aprontan sus guitarras, sus trajes de gaucho (literalmente, en algunas de sus últimas actuaciones los usaron) y regresan al disco de folklore  con un trabajo donde sus canciones se involucran directamente con la tierra.

En “A mi pueblo”, el segundo disco como trío, (el primero fue “Una Sola Voz”), Jorge, Lucio y Alfredo entregan un repertorio netamente folklórico, donde la simpleza es la característica que lo recorre. Marca Borrada, el paraje adonde han llegado desde Neuquén, su lugar de nacimiento y donde han vivido la infancia junto a sus padres, es el paisaje que enmarca esas canciones que son comunes en las guitarreadas de patio de tierra, clásicos como la “Zamba para decir Adiós” de Argentino Luna, “La vi bajar por el río” de Horacio Guarany, “Sinfonía Silvestre” y “Para los ojos más bellos” de Juan Carlos Carabajal y Onofre Paz, “Hoy me iré” del boliviano Huascar Aparicio, y la lograda versión a trío de “Junto al Jaguey”, de Ernesto Rodríguez y Juan Torealba, se arriman a temas propios, donde se describen a ellos mismos, como en “Cantor  de la noche Entera”, (soy cantor de la noche entera/ y he nacido para cantar)de Jorge, Lucio y Fernando Quevedo,  compañero de composición de los Rojas, autor de la chacarera que da nombre al disco.

Las voces mantienen sus estilos, en el caso de Lucio, la potencia, en Alfredo la sutileza y en Jorge el registro amplio, y poderoso a la vez que tierno, como en Cantor de la Noche Entera, por caso. En trío se potencian para entregar momentos destacados, como en “Junto al Jaguey” y “Sinfonía Silvestre”.

En la pluma de los hermanos, que no dejan de lado el encanto que irradian con sus canciones románticas también están el takirari “Vete” y “Mi querida soledad”. El amor fraterno va representado en “Amor de madre”, y la inspiración que da la tierra en “Qué lindo es estar de vuelta”. “Chaqueñamente” completa el repertorio como para que quede en claro que hay folklore en las venas de los Rojas.

En el disco, de producción propia e independiente, grabado en el estudio El Algarrobo de su casa de Anisacate, participaron como invitados el salteño Juan Vasconcellos de Los Huayra en guitarra y el santiagueño Néstor Garnica en violín. Los músicos estables: Christian “Mono” Banegas en bajos, Manuel Sija en guitarra y violín, Obi Homer en guitarra, Daniel Villa en violines, y Antonio Riera, Ariel Fernández y Antonio Serrano en bandoneón, Manuel Palacio en percusión, Marcelo Cáceres en guitarras, Mauricio Griotti en piano, Horacio Bevilacqua en batería y Lautaro Rojas en bombo legüero.

A mi pueblo podría ser un disco más en la discografía de Los Rojas, sin embargo, y en el caso de Jorge es una obra que bien podría quedar como registro del regreso a las fuentes, de quien se da el gusto. por un lado de convertirse en sex simbol sobre el escenario y por otro de cantar lo que le gusta. Con sus hermanos, canta lo que le llega desde la raíz. Entonces, esta es una buena oportunidad para redescubrir a un gran artista que está en el camino de quienes hoy incursionan en el folklore menos rebuscado y más popular, y se desafía a sí mismo.

Pao De Senzi

“A Mi Pueblo” fue editado y producido por el Sello Quilay. Su presentación especial incluye: Packaging Especial, con bandeja cristal transparente, booklet de 20 páginas impreso full color y terminaciones complementarias especiales.

Disponible por Venta Telefónica 0810-444-0481, y en las sucursales del Correo Argentino, Más información: www.jorgerojas.info

21 febrero, 2015

Nuestro comentario de Discos: Clavito Riera y “Fuelle Adentro”

clavito rieraLuego de formar durante muchos años, la banda de Jorge Rojas, y Los Nocheros, el bandoneonista Antonio “Clavito” Riera ha lanzado su primer disco solista. El músico que supo acompañar a buena cantidad de artistas en la última década, como Vale 4, Sangre Argentina, Los Gauchos de Orán, Pitín Zalazar, Zamba Quipildor se larga solo por el camino de la música, con un  primer trabajo llamado “Fuelle Adentro”, cuyo repertorio es íntegramente instrumental y tradicional.

Son 14 temas, entre los que se incluyen clásicos del folklore, el tango, pasodobles y chamamés, además de la canción “La Distancia”, de los hermanos MacCluskey. Temas propios, como el gato “El Andariego”, el escondido “Cuatro Esquinas”, el chamamé “Pica  Picaflor”, y dos a los que Riera puso música: “La Soñadita” con letra de Roberto Ternán y “La de Rierita”, cuya letra, de Alfredo Rojas, está dedicada al bandoneonista.

Entre los compositores que eligió el salteño, están Manuel Castilla y Antonio Battiti con “La vi Bajando del Cerro”, José Jerez con “Talapoceña”, Pedro Díaz y Andrés Chazarreta con “La Siete de Abril”, una selección de taquiraris y sayas de Gilberto Rojas, Gonzalo Hermosa y Torrico Cabrera, la selección de pasodobles de Suárez, Soriano y Vallejos, entre otros, los tangos de Cadícamo y Sander y de Gardel y Le Pera “Luna de Arrabal” y “Volver”, “Árbol Solo” de Jorge Rojas y Silvia.

Participaron como invitados, Mario Teruel, Mariana Cayón, Federico Córdoba, los Rojas (Jorge, Lucio y Alfredo)y Juan Vasconcelos. La dirección musical es de Clavito Riera y Carlos Ibañez y fue grabado en los estudio El Cerro de Salta, por Ramón y Rafael Vivas y Paito Figueroa.

“Fuelle Adentro” es un buen debut para la futura carrera solista de Antonio Riera, fuellista del folklore, cuyo talento le permite extenderse a hacia otros ritmos, sin abandonar la esencia. Nacido en Pichanal, al norte de Salta, alumno de Iver Ruiz y Rodolfo Mederos, y egresado de la Escuela Superior de Música José Lo Giúdice, ha recorrido un largo camino antes de lanzarse como solista y eso redundó en un primer disco que es un resumen de estos años de transitar junto a otros artistas.

El primer trabajo de Riera podría bien presentarse como un disco para acompañar el baile, o para sentarse, escuchar y remontar con la imaginación y el recuerdo los paisajes que nacen del bandoneón de Clavito.

Pao De Senzi

27 enero, 2014

Comenzó el Festival de Cosquín. Madrugadas de cantores y bailarines

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , , , — Pao De Senzi @ 17:40

joseloComenzó el festival mayor de folklore, con pocas novedades y una grilla que se extiende hasta el amanecer. Para destacar en las dos primeras lunas, la actuación de Bruno Arias en la apertura y la presentación de Peteco Carabajal a las seis de la mañana del domingo

Ese Cosquín que canta sobre el escenario y que en las calles respira música popular, folklore y hasta cuarteto –una novedad de la edición 2014-   arrancó el sábado 25 de enero, con importante marco de público, y una variedad de actividades generadas por infinitas propuestas, de variados estilos y calidad.

Si uno se asomaba el sábado a la plaza donde se motoriza la cultura folklórica argentina, podía escuchar y ver a la gente que sin distinción de gustos ni edades, colmaba las plateas mientras sobre el escenario, cual película en continuado sucedían imágenes, pensamientos, y sonidos.

La primera luna, donde se anunciaba a Jorge Rojas y a Sergio Galleguillo como números centrales, sin embargo apuntó su luz hacia otras perlas, que reinventaron una noche donde no hubo casi novedades en cuanto a lo artístico. Un claro ejemplo fue la actuación de Joselo Schuap, el misionero trovador que siempre tiene algo que decir sobre el escenario, o en la apertura del último consagrado, Bruno Arias , que hizo honores a su título con una presentación contundente que incluyó un despliegue escénico motorizado por los ballets de la Quiaca y Balcarce, y una buena actuación, cuyo colorido coronó una apertura intensa, tras la bendición del cura párroco de Cosquin, Chobi Álvarez, que recordó a Brochero  y trajo una bendición del Papa Francisco para el festival. Los Visconti extendieron un poco más allá su presentación, invocados por un público que los ovacionó y les pidió más clásicos, y Mario Boffil, quien entregó un remanso con sus bellas canciones e historias pueblerinas, otra de las perlas de la primera luna.

La larga lista de artistas de las dos primeras noches, algo que ya se va perfilando como un clásico de esta edición, da a entender que trató de incluirse a la mayor cantidad de propuestas, pero no se tuvo en cuenta que algunas de ellas traen cosas más interesantes que otras de poca trayectoria o dudoso origen. El claro ejemplo es el caso de la Bruja Salguero, cuyo destino en esta edición fue el ser relegada para el último lugar de la grilla.

La segunda luna tuvo como eje central el show de Luciano Pereyra, que subió al escenario cerca de las 3 de la mañana. Antes, lo destacado fue la actuación de Juan Carlos Baglieto y Lito Vitale que aportaron el talento y el buen gusto por los arreglos, y la presentación de Antonio Tarrago Ros, siempre esperado y ovacionado.

Un párrafo aparte merece la apuesta de Peteco Carabajal de cerrar la jornada tocando al amanecer y haciendo bailar a una Plaza desvelada. Lo acompañó el maestro Jorge Cumbo, en lo que fue uno de los puntos más sobresalientes de estas dos primeras lunas, que comenzó el año pasado y que al parecer se hará costumbre.

En las calles, desde la primera hora de este festival, también se respira cultura, con peñas colmadas de público, donde pasan como en una película, infinidad de artistas, algunos con el sueño de que su voz sea escuchada más allá de las puertas de los antros peñeros.  Para destacar, El sol del Sur, la peña de Paola Bernal, donde el paso incesante de gente por la puerta de ingreso de la casa de la calle Catamarca, se corresponde con la calidad artística de las propuestas que se presentan en el interior. Lo mismo en la Salamanca, ubicada en la esquina de Catamarca y Tucumán, que propone buena atención y menú norteño, y una cartelera de lujo, con un sonido acorde al nivel artístico.

Otra historia, y otros públicos, son los que ocupan los asientos y las mesas  de las peñas La Callejera y la Fiesta del Violinero, para bailar y en particular esta última, con una grilla que no tiene nada que envidiarle  al del festival. Las clásicas propuestas de Facundo Toro y Emerger  confluyen en un combo peñero que completan, entre otras, las Casa de Alejandro Visconti, y la  novedosa peña del río, ubicada en el Club de Ajedrez Social y deportivo Cosquín, frente al río. Otra propuesta totalmente diferente, es Cultura Cumbia, ubicada a dos cuadras de la  Próspero Molina, en la Escuela Municipal de Cerámica Huanquero.

Para hoy, la propuesta del escenario Atahualpa Yupanqui vendrá acompañada de la actuación de Los Tekis, que, según dicen, dará que hablar. También actuarán el dúo La Yunta, Emiliano Zerbini inti Huayra y Los Chaza entre otros.

PDS

19 marzo, 2013

Jorge Rojas y el Chaqueño Palavecino se unen para ayudar al Chaco Salteño:“Esto nace porque conocemos la realidad y la vivimos desde adentro”

DPP_0033Mientras en el último Cosquín Oscar Palavecino se preparaba para cantar sobre el escenario Atahualpa Yupanqui, Jorge Rojas estaba con el agua hasta la cintura, en el chaco salteño, tratando de encontrar las pertenencias de su familia y sus vecinos, que el agua del Pilcomayo había remontado río arriba, cuando el torrente inundó el pueblo de Marca Borrada.

El Chaqueño atendió el teléfono y era Lucio Rojas, el padre de Jorge. Le decía que la situación era preocupante y que ya muchos habían perdido sus animales, y sus casas. No era sólo Marca Borrada. Buena parte de esa zona del departamento Rivadavia, al norte de Salta, estaba bajo el agua del Pilcomayo, que en la madrugada del 23 de enero desbordó sobre las poblaciones de Santa Victoria Este, Las Vertientes, Misión La Paz, La Estrella, La Gracia, La Bajada, Marca Borrada, San Luis, El Tigre, La Merced Vieja. Al lado de Lucio estaba Jorge junto a su hermano Alfredo, tratando de salvar lo poco que quedaba. En aquel Cosquín especial para los Rojas, la noche en que fueron protagonistas, enfocaron su show hacia esa zona, y comenzó una idea: la de recaudar lo que se pueda para la gente de su tierra.

Hoy, aquel grito desesperado se hace realidad solidaria con un concierto a beneficio, el domingo 24 de marzo en el Orfeo Superdomo de Córdoba, en el que, con la ayuda de los voluntarios de la Fundación SI y quienes deseen colaborar, recaudarán fondos para recuperar las casas que se llevó el agua. La segunda etapa comprenderá equiparlas. Luego, continuarán con la gestión de siempre, el trabajo, y el pedido a las autoridades para que miren esa parte del norte del país olvidada durante tantos años, que hoy tiene una esperanza en la construcción de una ruta que comunique el Chaco Salteño con el resto de la provincia, según ellos mismos cuentan por estos días, a poco de subirse al escenario del Orfeo para cantar juntos:

“Esto nace porque conocemos la realidad, la vivimos desde adentro. Nosotros no estamos haciendo el trabajo de un político sino que estamos haciendo el trabajo de uno más, que se preocupa por el otro. Todo esto lo vivimos todos los años, cada año la casa de la familia queda aislada. Vivir de adentro una inundación es muy triste, es muy triste estar en ese momento en que el agua te lleva todo y esa noche nos llamó mi papá diciendo que el agua se llevaba todo. Estaban en la oscuridad, así que ahí nomas salimos con Lucio, a darle una mano a la gente. La cuestión principal, está en trabajar sobre el cauce del río. Luego de esta etapa de recaudar fondos para la urgencia, lo próximo será poder conciliar una reunión entre las autoridades correspondientes para que se trabaje en eso, creo que ahí está la solución. Todos los años se protegen los pueblos con un anillo y esa no es la solución, este año se hizo un terraplén de cuatro metros, y estuvo a punto de romperse, si eso pasaba estábamos hablando de una catástrofe. Otro problema es que no hay ruta, y esto empieza a inundarse en diciembre y termina a fines de marzo, y en todo este periodo las poblaciones casi siempre quedan aisladas”. –dice Jorge Rojas, ante la mirada atenta de un grupo de periodistas y los chicos de la fundación Si, a una semana del show.

El Chaqueño sigue contando de qué se trata el trabajo mancomunado para ayudar a una de las regiones más postergadas de nuestro país: “Tenemos el sueño de que se haga la ruta. Los últimos gobiernos han impulsado mucho la ayuda para la zona, a mí me atendió la señora Alicia Kirchner de Acción Social, que me mandó un relevamiento prácticamente antes de que llegue yo, han ido muchas veces, y se ha hecho mucho más que en otras épocas. Se han creado fuentes de trabajo, cooperativas, y hay proyectos para seguir haciendo cosas. Por nuestro lado conseguimos esto buscando amistades, insistiendo, sin pelear, sin insultar. Somos dos del mismo lado que vemos la forma de seguir creciendo. Yo hice un pozo de agua en Rancho el Ñato, después, empezamos a hacer las casitas nosotros con adoberas, y luego Nación comenzó a ayudar con un proyecto. Todo ha cambiado bastante de lo que era el chaco, cuando yo vivía ahí había sólo primario ahora ya hay un terciario. Y los pibes ya se van quedando ahí. Y ya se van a sumar a hacer algo por el otro.”

¿Piensan que la presencia de Ustedes funciona también como motor para que las autoridades se fijen en esas zonas?

Jorge: “Si miramos para atrás y vemos la postergación del chaco salteño, en este momento estamos ante un avance y una acción de las instituciones que nunca antes se hizo, por ahí sí fuimos parte de todo el incentivo, este encuentro solidario del “Tri Chaco”, el de “Cultura Nativa”, han hecho tomar conciencia a nuestras autoridades de que las cosas debían ser rápidas. Una de las cosas que se hizo y muy importante fue el tendido de luz eléctrica, eso dio la posibilidad de poder trabajar en algunos lugares donde para cualquier emprendimiento necesitás la energía. Yo estuve muy al tanto de cómo se llevó a cabo la gestión: estuvo en debate el por qué se va a destinar al chaco salteño semejante cantidad de dinero, y en eso sí fuimos un poco quienes ganamos la pulseada para que el chaco reciba algo de todo eso. Estamos en un departamento que es el más grande de la provincia de Salta, Rivadavia, y el que menos población tiene. Entonces se discutía cómo una obra de tantos millones servía para favorecer a pocas personas, y se hizo difícil, pero se consiguió. Nosotros tenemos la posibilidad de encontrarnos con las autoridades, estamos todo el tiempo recordándoles y eso creo que ha hecho que unamos fuerzas y que el chaco salteño, una región tan postergada por lo menos está en mesa de trabajo.”

_____________________________________________________

DPP_0039Emanuel es uno de los coordinadores de este evento solidario que organiza la Fundación SI en Córdoba junto a Rojas y Palavecino y cuenta cómo surge la idea de colaborar en conjunto con los artistas.

“La primera vez que fui al Tri Chaco fue con Oscar para darle una mano, y en esta oportunidad, no me acuerdo en qué lugar del país andábamos y recibo un llamado de Jorge donde me decía que había que hacer algo que la situación era critica. Lo había llamado Oscar y obviamente decidimos sumarnos. Es muy emocionante ver el compromiso de ellos para con su tierra y su lugar, he ido con los dos en varias oportunidades y no solo los vi cantar, sino que los he visto agarrar la pala y trabajar.”

¿De qué manera participa la Fundación en este evento?
-Nosotros aportamos con el compromiso de los 1000 voluntarios que forman la Fundación SI, ponemos lo que sabemos hacer, para poder llevar adelante esto y yo espero que esto sea el inicio de otros emprendimientos. Venimos con muchas ideas, trabajando con los chicos, con programas de becas, y planeamos generar más cosas. Es un trabajo lento, paso a paso pero que consideramos y estamos convencidos de que es la única forma para generar un cambio real. Lo que más han estado trabajando son los voluntarios de Córdoba que van a estar el domingo presentes con las urnas, con el merchandising del evento y los voluntarios de Buenos Aires que viajaron al chaco a hacer un relevamiento de las comunidades más afectadas.

¿Cuáles son las prioridades a partir de lo que se recaude?

-Quisimos comenzar primero con la construcción de las casas, fundamentalmente. Se hará con este recital, y luego vendrá una segunda etapa para equiparlas. Primero veremos las urgencias y una vez que estén las casas levantadas, se comenzara a equiparlas enviando elementos producto de donaciones. Las seguidoras de los artistas se mueven también, brindando una ayuda importante. Y para nosotros, esto genera mucha energía y mucha emoción por todo lo que implica.

26 enero, 2013

Séptima luna de Cosquín. De homenajes y compromisos

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , , , , , , — Pao De Senzi @ 19:10

DPP_0275por Pao De Senzi, Desde Cosquín

Juan Falú, Juan Iñaki, Ángela Irene, Juan Carlos Cambas, Los Visconti  y Jorge Rojas fueron los artistas que participaron en la séptima luna de Cosquín, la del viernes 25. El homenaje a Daniel Toro fue uno de los momentos más emotivos de la noche.

Una luna más, es una luna menos para llegar al final del Festival de Folklore de Cosquín. Y mientras todo va fluyendo hacia el fin, siguen los artistas desfilando sobre el escenario Atahualpa Yupanqui.

A la séptima luna la abrieron Los Visconti. Y como parte de esto de tener todo un emblema del folklore sobre un escenario, nadie dejó que se vayan. Tampoco dejaron que se apague pronto el aplauso sostenido a Juan Falú. Maravillosa su participación, aunque corta y “galopiadora contra el viento” de los suspiros de las chicas de Rojas, que pese a la impaciencia, escucharon  a su guitarra y su voz. Falú dedico “Tristeza”, de los hermanos Núñez “a todas las Maritas Verón del país” y se fue con “El bien perdido”, bajo una lluvia de aplausos. Contrario a Falú, el mal trago lo pasó la cantora Morena Paz, quien en medio de su actuación agradeció al gobierno nacional por el apoyo a los artistas. Recibió un abucheo tan grande como la ovación de Falú. El dúo Cacace-  Aliaga, Daniel Argañaraz y Angela Irene cumplieron con la difícil tarea de actuar antes que Jorge Rojas. Sin embargo con fuertes propuestas  escénicas, consiguieron cautivar a una platea femenina que ya se impacientaba, a pesar de la pauta lo tenía al neuquino como numero central  bien temprano.

A la una de la mañana apareció sólo con su guitarra y  unas palabras acerca de la situación que se corre por estos días con las inundaciones  en el Chaco Salteño, donde vive su padre y son él se crió. “Río Hermano” fue la canción elegida para cerrar sus palabras antes de que la garganta se topara con la emoción: “el dolor del hombre es grande cuando la fuerza de la naturaleza lo deja desamparado” -dijo. Luego, despachó un concierto en base a su último disco “Uno Mismo” para las fanáticas, que lo esperaban desde temprano.  Lucio y Alfredo Rojas  y una puesta en escena impecable acompañaron al autor de “Mía”.

En la misma noche, un Juan Iñaki inspiradísimo, que subió a cantar cerca de la 5 de la madrugada junto a sus comprovincianas Ariana Celiz y Mery Murúa como invitadas especiales, cerró su actuación con una versión de la “Vidala del Nombrador” digna de ser recordada en este festival. Lástima el horario al que fue relegado, lo mismo que el riojano Pancho Cabral, quien subió un rato más tarde, junto al Trío MJC.

Coco Gómez y Claudia Vilte de Salta, La banda coplera, Diego Gatica, el Dúo Cacace – Aliaga, Nando el Salteño y el completísimo Juan Carlos Cambas que presentó el espectáculo “Maestros y Referentes”, con Juan Iñaki, José Ceña, Carlos Mancinelli, Alfredo Urquiza y el ballet Martín Fierro, la cantante portuguesa Dulce Pontés y el Dúo Gallego Bellon – Aceiras, también formaron parte de la abultada grilla del viernes 25 de enero.

La mayor emoción de la noche, sin embargo fue para alguien que, tan sólo con su presencia dignificó la noche: Daniel Toro, que llegó de la mano de su hija Daniela, acompañado de la Delegación de Salta. Más allá del homenaje que le brindaron los artistas sobre el escenario, la platea de pie coreando “Zamba para Olvidar” fue el marco de un momento que quedará para siempre en la memoria.

9 enero, 2013

El Chaqueño Palavecino cantó anoche en Jesús María. El martes del gaucho cantor

Filed under: Festivales — Etiquetas: , , — Pao De Senzi @ 19:51

1DPP_0084por Pao De Senzi, desde Jesús María

Como es costumbre, el día martes fue para el cantor del chaco salteño, que una vez más entró a anfiteatro José Hernández a caballo. Pablo Lozano, el homenaje a Los Tucu Tucu de Martos y Pérez, Opus 4, Los del Suquía y Claudia Prirán también fueron los protagonistas  de la  quinta noche del Festival.

Cuando todavía resuenan los ecos de la actuación de Los Tekis en el festival, la noche del lunes (que en venta de entradas superó a la de Jorge Rojas) una nueva jornada amaneció un tanto lluviosa en Jesús María, con mucha gente en las calles.  Como ya es costumbre desde hace años, el día martes pertenece al Chaqueño Palavecino. Todo ronda en torno al salteño que supo ganarse el corazón de las chicas y también de un gran porcentaje del público masculino, que acude al Festival a verlo. En algún sentido El Chaqueño representa al gaucho, a la cuestión cotidiana del poncho, las botas y el caballo. Imagen que representa en buna medida a este Festival. En sus canciones, ronda ese espíritu del encuentro, el vino y la amistad. Para las mujeres, jugar con la imaginación al son de lo que canta, es toda una aventura. Desde jovencitas hasta señoras mayores (las más numerosas), mueren por ese hombre de gran porte, como si fuera una especie de adonis del gauchaje, el símbolo del macho argentino.

La noche del martes tiene otro color, acaso un poco diferente a las demás noches del festival. Desde temprano la gente se agolpa en las puertas del anfiteatro José Hernández para encontrar un lugar cerca del escenario, las heladeritas con bebidas abundan un poco más que otros días y las vinchas y sombreros con el nombre del protagonista se venden como pan. Hay un poco más de gente que otros días, y la taquilla lo dice y la visión lo representa: salvo las populares más altas, que tardaron en llenarse, cerca de las diez de la noche el público era tupido. También el bullicio es más intenso  que otros días, y los aplausos (a cualquier músico que suba al escenario) más fuertes. Todo esto genera el Chaqueño Palavecino que, aunque su convocatoria ha mermado con el correr de los años, aún puede decir que Jesús María lo espera.

La jornada del martes comenzó con la presencia de los Opus 4 por primera vez en el festival, otra perlita de lujo para un festival cuya característica musical  en su mayoría no es precisamente la presencia de conjuntos vocales. Sin embargo, el cuarteto logró el silencio necesario para el disfrute de esas voces maravillosas que ya cumplieron 45 años con la música. Claudia Pirán regaló su voz y su simpatía a un público por demás accesible y aplaudidor de los artistas de esta noche y que se quedó en este caso, con ganas de más, y Los del Suquía  recordaron grandes momentos de  la histórica agrupación que hoy tiene entre sus integrantes a los hijos de los fundadores.

Lo más emotivo se vivió con el homenaje que realiza la otra parte de Los Tucu Tucu (Coco Martos y Roberto Pérez) acaso el más  auténtico de los que rondan por los escenarios en estos días. (el sábado pasado actuó Calos Sánchez, la otra “pata vocal” del cuarteto tucumano) luego, la banda de gendarmería local Raúl Cuello desplegó un abanico chacareras, sayas y carnavalitos, dirigida por el alférez músico Hernán Fernández. Todo el anfiteatro se puso de pie para bailar.

El campo de la jineteada tuvo algunos momentos intensos, aprovechando al público entusiasmado que hasta formó dos hinchadas para disfrutar de un  partido de pato (el deporte nacional) a cargo del equipo de Gendarmería  Nacional. Con respecto a las competencias, lamentablemente hubo un accidente en la última vuelta de la noche. El jinete Ignacio Mansilla cayó del caballo mientras participaba de la categoría crina limpia. Todavía (a la hora de escribir esta crónica) se esperaban los partes de los médicos

Cerca del final, Pablo Lozano logró ponerle entusiasmo a la espera del artista de la noche. En el cierre de su actuación logró despertar la emoción nuevamente, al cantar el vals “Córdoba en Otoño”.

Apenas tocando las dos de la madrugada, la tranquera del campo se abrió para dejar paso al Chaqueño Palavecino que, como es costumbre ingresó al  predio a caballo. Venía al trote desde Colonia Caroya, escoltado por agrupaciones gauchas y una gran cantidad de público. Cuando subió al escenario, la noche solo fue para él. Los ojos, las manos y los cuerpos fueron atraídos por el escenario como un imán. Con trece músicos (y por primera vez en los festivales de verano, sin la presencia del músico Oscar Chato Bazán, quien falleciera en el mes de octubre, y cuya trayectoria al lado de Palavecino llevaba  25 años), el grupo salteño Imán y un coro de miles de cantores, sonaron los acordes de Cielo Terrenal, mientras el verde del campo se colmaba de público. Cerca de las cuatro de la mañana, cuando ya habían pasado casi dos horas, las luces seguían encendidas mientras el público se retiraba lentamente, todavía cantando  el estribillo de Amor Salvaje, y La ley y la trampa.

Older Posts »

Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 31 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: